Una Llamada “equivocada” logró la reactivación de una familia

Mi esposa y yo nos alejamos del evangelio de Jesucristo y de la Iglesia a principios de nuestra vida adulta. Una tarde, los misioneros de tiempo completo se detuvieron en nuestra casa para asegurarse de que supiéramos que se había formado un nuevo barrio en nuestra área más cercano a nuestra casa. Nos invitaron a asistir a la iglesia el domingo.

Al mirar hacia atrás en mi vida me di cuenta de que muchos de los problemas que había experimentado podrían haberse evitado si me hubiera mantenido fiel a mis convenios. Necesitaba al Salvador y a la Iglesia y comencé a cambiar mi vida. Compartí con mi esposa que sentía fuertemente necesitamos volver a la iglesia, pero ella no estaba lista. Acepté su respuesta porque no quería una pelea.

Los misioneros continuaron pasando por nuestra casa regularmente y nos invitaron a la iglesia. Aunque mi esposa era renuente, oré silenciosamente, pidiendo al Padre Celestial su ayuda. Poco tiempo después, un sábado por la tarde, sonó el teléfono y una voz desconocida dijo: “Hermano Flores, el obispado quisiera que usted diera la oración de apertura en la reunión sacramental mañana y quisiera invitar a su esposa a dar la oración final”.

Fue bueno que la persona llamando no podía ver la mirada de shock en mi cara a través del teléfono. Mi corazón empezó a bombear con sentimientos de miedo y alegría todos purificados dentro de mí, y le respondí: “Claro, nos encantaría.” Inmediatamente llamé a mi esposa, que estaba de visita en la casa de un amigo, y le dije de la petición del obispado . Su respuesta inicial fue: “¡Oh, no!” Pero cuando le aseguré que estaba tan sorprendida como ella, ella accedió a hacerlo.

Cuando entramos en la iglesia con nuestros nietos, los misioneros nos recibieron y sus bocas se abrieron de sorpresa, pero rápidamente se convirtieron en sonrisas gigantes y saludos exuberantes. El hermano Jones, el consejero del obispado, dirigió la reunión y anunció: “La oración será dada por el hermano Flores.” Me levanté despacio y subí al podio y, al acercarme, me preguntaba por qué el hermano Jones, el obispo Ka’awa , Y el hermano Ho se miraban con asombro. Ofrecí mi humilde oración y me senté. Al final de la reunión mi esposa dijo una dulce y sencilla oración.

Más tarde supimos que los miembros del obispado pretendían llamar al otro hermano y hermana Flores que vivían en este nuevo barrio para dar las oraciones. Todos nos reímos de corazón por el “error”. Varios miembros que habíamos conocido durante muchos años vinieron a visitarnos en nuestra casa esa semana y nos recibieron de vuelta. Pronto empezamos a cosechar las bendiciones del evangelio en nuestras vidas, y estaré siempre agradecido de que el llamado incorrecto fuera el correcto.

-Anthony Flores, Kapolei, Hawai, compartida con Marilyn Murdock, Las Vegas, Nevada

 

Fuente: LDS.org

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión, de Seminario, y Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Director Sala de Prensa para La Iglesia en Chile, Área Sudamérica Sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *