Una Converso Mormona Ciega Comparte un Emocionante Milagro

Mientras servía como misionero en Mozambique (África Sudoriental), conocí a muchas personas que tenían una fe extraordinaria. Una de esas personas es una converso llamada Ilda. Ella es una persona notable que dejó una inolvidable impresión  en mí.
Ilda fue siempre una de las primeras personas sentadas en la capilla los domingos. Mientras esperaba a que comenzara la reunión, se sentaba allí con la sonrisa más pacífica y llena de luz que jamás había visto.
Rápidamente me di cuenta de que esta Hermana también tenía la mirada de los ciegos.
Un día, mi compañero y yo visitamos a la Hermana Ilda. Después de haber terminado de leer un capítulo del Libro de Mormón con ella, le preguntamos quién la había estado encaminando a la Iglesia. Ella no vivía cerca de muchos miembros activos, así que nos interesó saber qué miembro había asumido tan obedientemente la responsabilidad de ayudar a esta dulce Hermana a caminar la distancia de 45 minutos hasta la Iglesia (parte del camino era a través del terreno subdesarrollado de la selva).

Ilda respondió, “Nadie camina conmigo a la Iglesia”.
Nos miramos en completa confusión y luego dijimos: “Pero si nadie camina con ustedes a la Iglesia … ¿cómo puede hacerlo usted sola?”
Ilda sonrió con su sonrisa característicamente consciente y respondió: “Élderes, no puedo caminar por la luz del Sol, pero puedo caminar por la luz de Cristo”.
Ella continuó: “Yo pago mi diezmo y guardo los mandamientos. Y cuando me dispongo a salir por la mañana, oro y pido a Dios que me guíe mientras camino a la Iglesia. Si hay una serpiente, un hoyo u otro obstáculo en mi camino, él me dice cómo evadirlos. Me guía mientras camino a la Iglesia.

La hermana Ilda siguió siendo una miembro activa y fiel. Antes de irme de Mozambique, esta dulce Hermana ciega fue llamada para ser Presidenta de la Sociedad de Socorro. Y me alegré mucho de saber que la Hermana Ilda tuvo recientemente la oportunidad de viajar al Sudáfrica, el Templo de Johannesburgo, donde esta mujer llena de fe fue investida de poder desde lo alto.
Alguien podría ver a esta Hermana ciega y tener lástima por su falta de vista, pero eso es sólo porque no lo comprenden. La hermana Ilda ve mucho más que la mayoría. Podemos ver con nuestros ojos, pero Ilda ha aprendido a ver por su fe.

Pensemos en las enseñanzas de Pablo a los santos:
“no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. … [En esta vida hemos de andar] por la fe, no por la vista “.
Si nosotros, como la hermana Ilda, aprendemos a caminar por la luz de Cristo, en vez de simplemente por la luz del sol, también nosotros veremos.

 

Fuente: Happiness-Seekers

 

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión, de Seminario, y Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Director Sala de Prensa para La Iglesia en Chile, Área Sudamérica Sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *