Cómo salir en Citas con tu Esposa (Aprovechar el Tiempo)

Stan Cronin no se considera un artista ni romántico, pero es un oficial de policía jubilado del Departamento de Policía de Phoenix. Como un veterano de veinte años, ha visto el deterioro de la familia y la corrupción de los votos matrimoniales en vivo. Sus experiencias con “qué no hacer” sólo han reafirmado su creencia en el valor de salir con su cónyuge y ayudarla a saber lo importante que es para uno como esposo.

¿Qué es una cita?

Para los propósitos de este artículo, la palabra cita significa: Un tiempo para que marido y mujer pasen un tiempo determinado entre sí.

De vez en cuando, querrás hacer una “cita” bastante formal con tu esposa. La preparación toma un largo tiempo cuando estás tratando de mostrar a tu esposa que te preocupas por ella. Ambos disfrutarán de tener un tiempo designado para anticipar el estar juntos.

Sin embargo, no necesitas una cita formal para que cuente como tiempo compartido con tu esposa como una “cita”. Mi esposa y yo hemos tenido citas que florecieron de invitaciones espontáneas, como “¿Quieres comer algo?” O, “¿Quieres ir de compras conmigo?” En una encuesta que creé para recopilar ideas y respuestas de esposas, muchas de las encuestadas sugirieron que disfrutan de estos tipos de citas espontáneas.

Superar las excusas para no tener citas.

Hubo varias respuestas a la pregunta en la encuesta: “¿Qué excusas da tu esposo para no salir en citas?” Para ser justos, también pregunté a las esposas qué excusas utilizaban ellas para no ir a las citas con sus maridos. Parece que la mayoría de los hombres y mujeres dan las mismas excusas.

• Excusa 1: Estoy muy cansado. “Estoy cansado” suena bien cuando sale de tus labios, pero no es tan creíble. La cantidad de energía necesaria para la mayoría de las citas no es nada comparado con lo que haces para ganarte la vida. Tienes energía suficiente tanto para tu jefe como para tu esposa, solo necesitas reajustar tus prioridades.

• Excusa 2: Estoy demasiado ocupado. Simplemente debe haber un tiempo cada día que puedas tomar unos minutos y hablar con tu esposa. Cada día tienes veinticuatro horas. Toma algunas para tu esposa.

Excusa 3: No me siento bien. No sentirse bien le sucede a todos de vez en cuando. Pero si no te sientes bien tres noches de siete, algo está mal y necesitas ver a un médico. Al igual que la excusa “estoy cansado”, “no me siento bien” no tiene mucho peso cuando se usa repetidamente.

• Excusa 4: Tenemos hijos. La excusa de no tener una niñera debe ser inaceptable en la mayoría de los casos. Lleven a los niños con ustedes si es necesario. Pueden cuidar una noche a los hijos de otra pareja para que mañana por la noche ellos cuiden a los suyos y coordinen con tiempo.

• Excusa 5: No tenemos dinero. No necesitas una billetera abultada para salir en citas. Planifiquen con anticipación las salidas que van a costar más dinero y pasen algún tiempo pensando en salidas creativas y económicas.

• Excusa 6: No quiero hacer eso. No tienen que gustarte todas las actividades de tu cónyuge sugiere, pero es necesario por lo menos estar dispuesto a probar. Simplemente enfócate en la compañía con la que estás y no pienses tanto en la actividad si es algo que prefieres no estar haciendo. Tendrás muchas oportunidades de hacer actividades de tu elección más adelante.

• Excusa 7: Voy a salir con mis amigos. Una mujer entiende cuando un hombre necesita estar con sus amigos  porque a ella le gusta estar con sus amigas. Aunque tu esposa puede entender la necesidad de pasar tiempo con tus amigos, no debe ser mayor al tiempo que pasas con ella.

Creando nuevos hábitos

Aquí hay algunas indirectas para ayudarte mientras que dejas las excusas atrás y eliges salir en una cita con tu esposa. Estas “pequeñas cosas” pueden actuar como una base para su éxito como matrimonio.

• Ahorren su dinero, pero también huelan las rosas. Ustedes debe ahorrar para el futuro y para sus años de jubilación, pero necesitan detenerse y oler las rosas a lo largo del camino. Consideren la posibilidad de que puedan no estar vivos cuando sea la hora de jubilarse. También es posible que no estarán en buena salud, o puede haber otras razones por las que no puedan disfrutar de sus años dorados cuando llegue el momento.

• Crear recuerdos para más adelante. Un plan para ahorrar para el futuro es sólido. Por lo tanto, también, es el plan para utilizar parte de su dinero para construir los recuerdos que los conducirán a esos años dorados. Cuando lleguen a la etapa de sus vida cuando se puedan sentar en una mecedora en su jardín, los buenos recuerdos hará que esos años sean mucho más agradables. Las sillas oscilantes son para recordar memorias después de que ya no se puedan crear. Gasten un poco de dinero para crear recuerdos mientras puedan.

• Mírense a los ojos. Si miras a los ojos de tu esposa a medida que interactúan, pueden crear muchos momentos románticos. Cuando digo “momentos románticos”, me refiero a momentos de “atracción emocional”. Mírala a los ojos cuando ella te habla. Aprenderás mucho al mirarla y, a cambio, ella puede saber que te importa mirándote a los ojos. Ella sentirá lo que estás diciendo. El sonido de tus palabras no es tan eficaz como el contacto visual y la comunicación que ocurre mirando el uno al otro.

• Las conversaciones comienzan con un toque. Junto a los ojos, tus manos son las herramientas más importantes que tienes para transmitir tu amor. Una mujer no puede permanecer distante emocionalmente cuando se está sosteniendo su mano. El sentido del tacto es extremadamente importante para una mujer. Siempre trata de iniciar una conversación con una caricia. Si estás de pie, camina hacia ella y pon tus brazos alrededor de ella. Si está sentada, siéntate a su lado y toma su mano en la tuya o pon tu brazo alrededor de su hombro.

• El proporcionar soluciones, no críticas. Un marido llega a casa cansado y acalorado. Y se encuentra con los porotos quemados. En lugar de críticar a su esposa, sonríe y dice: “Parece que has estado cocinando todo el día. ¿Te gustaría salir de la cocina? ¿Por qué no vamos a cenar?”. La esposa dice con gusto:” Es una gran idea. Siento que los porotos se hayan quemado. Después de estar despierta toda la noche con nuestro hijo que estaba enfermo, estaba muy cansada. Supongo que me dormí en la silla durante unos minutos. El esposo responde: “Normalmente eres un gran cocinera y trabajas duro como madre y mujer. Mereces un descanso”.

Para crear este tipo de escena es tan simple. Se trata de cosas pequeñas, como el marido y la esposa pensando entre sí y querer hacer de su tiempo juntos más agradable. Estos pensamientos conducen a la cooperación en lugar del antagonismo.

Recuerdos eternos
Las citas no terminan con el matrimonio, !continúan! Al reemplazar las excusas con hábitos eficaces, el amor y la amistad que entre cónyuges pueden compartir crecerá más allá de lo que ustedes pensaban posible. Sus citas regulares se convertirán en algo que ambos no podrán esperar, y crearán recuerdos que llevarán consigo en las eternidades.

Fuente: LDSLiving

 

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *