Presidente Packer contó la Historia de un fantasma. Una historia Real y Edificante.

traducido de LDSLiving

El libro del presidente Packer, El Santo Templo, es un clásico de la literatura SUD que se ha convertido en una de las obras más completas y definitivas escritas sobre los templos. De hecho, gran parte del material que se encuentra en el folleto de preparación para el templo de la Iglesia proviene de este inspirado libro.

En este libro, él comparte una historia de uno de sus antepasados que muestra que no todas las historias de fantasmas dan miedo. Algunas son profundamente sagradas y profundas.

“En la re-dedicación del Templo de Logan en 1979 conté un incidente en la vida del abuelo de mi mujer, que incluyo aquí.

El Templo de Logan es sagrado para nuestra familia, porque es donde mi esposa y yo nos casamos, y el abuelo de mi mujer cumplió su llamamiento y ayudó a construir ese templo.

C.O. Law, el superintendente de la construcción de ese templo, escribió el 25 de febrero, 1884 “Esta carta certifica que el hermano Julius Smith, de Brigham City ha trabajado con fidelidad y con honor en el Templo de Logan durante casi dos años, y a medida que el templo llega a su fin, su aporte de mano de obra está terminada, ahora es liberado con honor y sinceramente confiamos en que el hermano Smith pueda convertirse en un participante de las bendiciones de la Casa del Señor que ha ayudado a erigir “.

El Hermano Smith con su esposa, Josefina, vivían en un pequeño terreno en Brigham City. Allí criaron a catorce hijos, el padre de mi esposa siendo el más joven. Cuando llegó el llamado a los trabajadores para ayudar en la construcción del templo, él respondió.

Cada lunes por la mañana dejaba a su familia en el cuidado de su esposa y subía cuesta arriba a través de Flat Bottom Canyon, bajaba por Dry Canyon hasta el extremo sur del valle Cache, y luego se dirigía a Logan. Después de su semana laboral el sábado, se dirigía a casa para pasar el domingo con su familia…

La esperanza “de que el hermano Smith participaría en las bendiciones de la Casa del Señor, la cual él había ayudado a erigir” se cumplió con creces. Iba allá a menudo.

Como un hombre joven que había vivido entre los indios. En años posteriores, cuando bandas de indios visitaban Brigham City, uno de los indios iba a la casa del hermano Smith. Sus visitas no eran bien recibidas por el resto de la familia, ya que él se ponía a mirar fijamente por fuera de cada ventana hasta que se diera cuenta de que el hermano Smith estaba en casa. Y sólo entonces llamaba a la puerta.

Una noche, algunos años después de la terminación del templo, el hermano Smith estaba leyendo su periódico. Oyó un ruido en la ventana y vio a su amigo indio mirándolo con una inusual triste expresión. Se dirigió a la puerta y no encontró a nadie, y la nieve debajo de la ventana no había sido tocada.

Este incidente le intrigó mucho, y durante la semana siguiente trató de localizar y obtener alguna información acerca de este amigo indio. Se enteró de que había muerto.

A su debido tiempo, registró, “Hoy me he encargado de su obra en el templo”. Esa misma tarde estaba revisando el correo y otra vez escuchó un ruido en la ventana. Cuando alzó la vista vio a su amigo indio, esta vez sonriendo. Encontró esa experiencia muy sagrada, y en el registro de una gran cantidad de trabajo realizado por este fiel abuelo en este templo se encuentra el nombre Be-a-go-tia.

Me he preguntado a lo largo de los años sobre el significado de la escritura grabada tres veces en el Libro de Mormón, que “la vía del Señor es un giro eterno.” (1 Nefi 10:19, 07:20 Alma, Alma 37:12.)

Puedo ver un significado en lo que respecta a nuestro trabajo por los muertos. La obra genealógica, la preparación esencial para la obra del templo, nos pone a la búsqueda a través de los registros para los que han vivido en el pasado. Miramos hacia atrás al pasado para encontrarlos. Llevamos a cabo la obra de ordenanzas del templo por ellos y luego miramos hacia el futuro para conocerlos. Algo sagrado se consuma en el momento hemos registrado con seguridad, en la lista de las ordenanzas completas, los nombres de los que vivían en nuestro pasado y que todavía viven en nuestro futuro. Esta obra de las ordenanzas es crucial para nosotros y para la Iglesia.

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

2 comments on Presidente Packer contó la Historia de un fantasma. Una historia Real y Edificante.

  1. Yo se que la obra genealogica es verdadera me paso una experiencia muy similar pero con mi papa que aunque ya estaba bautizado y sellado le faltaba un dato soñe con el me pidio que le ayudara con ese dato al principio no entendi muy bien el sueño el me pedia que le ayudara con la fecha de sellamiento que al parecer habia olvidado y que sin ese dato el no podia avanzar alla despues de un tiempo mis hijos hicieron su genealogia y me di cuenta que le hacia falta ese dato a mi papa…realmente es impresionante como ellos por medio de tevelacion en sueños nos avisan lo que ellos necesitan se que nosotros no podremos ser salvos sin ellos y ellos no podran ser salvos sin nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *