Mormones prestan Centro de Reuniones a una Congregación Judía por un año

Después de reunirse durante un año en un centro de estaca SUD, la congregación judía de Shir-Ha-Ma’alot escuchó un sermón de servicio de Shabat del rabino Richard Steinberg titulado “Lo que hemos aprendido de nuestros amigos”.

El servicio del 13 de octubre fue la última vez que el grupo judío se reuniría en el Centro de Estaca Irvine California. Los miembros de la estaca fueron invitados por el rabino para unirse al servicio de la noche. Más de 200 judíos y mormones se encontraban juntos. Los asistentes se dieron la bienvenida mutuamente con expresiones de gratitud, apretones de mano y saludos de Shabat.

Un año antes, los líderes de la sinagoga estaban buscando un lugar para ocupar mientras se renovaba su edificio. El presidente Tait Eyre de la estaca de Irvine escuchó que la congregación judía tenía esta necesidad y ofreció el centro de reuniones como una opción.

“Nuestro propósito fue fortalecer nuestra relación entre nuestras creencias”, dijo el presidente Eyre. Cuando el rabino Steinberg vino a visitar el edificio, se sorprendió un poco ante la oportunidad. El presidente Eyre le dijo al rabino que era “nuestro deber religioso compartir nuestro espacio” cuando fuera posible.

La congregación judía usaba el edificio los viernes por la noche y los sábados por la mañana, momentos en los que los miembros de la estaca generalmente no necesitaban las instalaciones. Poseedores del sacerdocio de la estaca estaban allí para hospedar a la congregación judía cada vez que se encontraban en el edificio. Los estándares de la Iglesia de no fumar, no café, ni alcohol en el edificio se aplicaron también a los servicios judíos.

En su sermón de Shabat, el rabino Steinberg le dijo a la congregación: “Muchos de ustedes han tenido la experiencia de que los misioneros mormones llamen a su puerta”. Señaló a los misioneros presentes que habían asistido a los Días Santos de la congregación.

“Imagínense”, dijo, “cómo es cuando un rabino golpea una puerta de la Iglesia Mormona pidiendo mudarse a su casa por un año entero”. Dijo que “abrieron la puerta con amor y amabilidad”. Los miembros quienes iban de anfitrión ayudaban a limpiar, preparar aulas e incluso unirse a los servicios. Fue como si “la llamada del deber no conociera límites”, dijo el rabino Steinberg.

El rabino expresó su aprecio por el compromiso de los miembros de la Iglesia de dejar de lado su principio básico de compartir el Evangelio mientras su congregación estaba en el edificio. “Ni una sola persona nos ‘predicó”, dijo. A lo largo del año, había adquirido una mayor comprensión de por qué los mormones quieren compartir las verdades que creen. Sin embargo, vio cómo se abstuvieron de hacer proselitismo “para alcanzar un valor religioso más elevado”.

Como expresión de gratitud, el rabino Steinberg quiso darles tres cosas a los miembros de la Iglesia. A todos los mormones que asistieron se les pidió que subieran a la tribuna donde el rabino les bendijo. Luego presentó un certificado al presidente Eyre, indicando que dedicaría un espacio en su nueva sinagoga en honor a la Iglesia como un recordatorio de que “la gracia, la hospitalidad y la bondad de la Iglesia son un modelo para todas las religiones”. Todos los mormones fueron invitados a asistir a la gran apertura de la nueva sinagoga. El rabino expresó su esperanza de que “el mundo alrededor vería la amistad entre estas dos comunidades como un modelo a seguir”.

El presidente Eyre dijo: “Esperamos que estas raíces sean raíces profundas. En el futuro estaremos aquí el uno para el otro”. Expresó su amor por el rabino Steinberg y la congregación judía. Son “maravillosos vecinos”; queríamos conocerles. Tenemos mucho en común.”

Marty Hart, de religión judía, quien asistió a los servicios de Shabat y al estudio de la Torá regularmente, dijo: “Ha sido una notable sensación de cercanía que nunca se ha desvanecido durante todo el año”.

Para Kenny Giuliani, un mormón que tuvo la oportunidad de servir como anfitrión, fue su primera experiencia en un servicio judío.

“Lo disfruté cada vez que asistí”, dijo Giuliani. “Aunque la forma en que adoramos puede ser un poco diferente, una cosa que definitivamente nos une es el amor y el respeto por los puntos de vista y las creencias religiosas de los demás”.

Larry Gassin, un mormón que se convirtió del judaísmo y coordinó el intercambio de edificios por un año, dijo: “Ambos grupos tuvieron la oportunidad y la bendición de presenciar y experimentar la bondad y la sinceridad de los demás. Se abrieron los ojos, se suavizaron los corazones y se volvieron, y se encendieron y fomentaron las relaciones de amistad y respeto. Todos tuvimos la oportunidad de aprender, con aprecio y gratitud, que tenemos mucho más en común de lo que muchos pueden haber sospechado y más cosas en torno a las cuales podemos unirnos “.

Amistades entre los miembros judíos y los mormones se formaron y se fortalecieron en los lugares de trabajo, los barrios y la comunidad, dijo el presidente Eyre.

Fuente: DeseretNews

 

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión, de Seminario, y Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Director Sala de Prensa para La Iglesia en Chile, Área Sudamérica Sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *