Mormón de Utah candidato a Presidente de Kenia

Amram Musungu caminaba decenas de millas todos los días para asistir a la escuela en Hamuyundi, Kenia. Dormía con hojas de plátano en el suelo de su choza de pueblo. Y no tenía ni un par de zapatos hasta sus 15 años.

Pero eso no le impidió cambiar su futuro.

“Quería ser diferente, quería ayudar”, dijo a Deseret News, Amram, que vive en Salt Lake.

Ahora, con doble ciudadanía en Utah, el auditor Mormón de 39 años de edad se postula como presidente de su patria natal.

Es algo que siempre ha creído que haría, y de una manera indirecta, ha pasado toda su vida preparándose para ello.

“Seré el mejor presidente que el país haya tenido jamás”, dijo con una mirada confiada.

Superando la pobreza y sus circunstancias, Amram dijo que espera inspirar a los kenianos a trabajar duro para obtener el control de su país.

“Estoy en esta carrera para ganar”, dijo, agregando que podría ser más fácil permanecer en Utah, trabajar en su actual trabajo y pasar tiempo con su familia. “Pero quiero lo mejor para Kenia, y todos los kenianos deben estar orgullosos de su país”.

El propio orgullo de Amram por Kenia fue fomentado desde muy joven.

No era un requisito asistir a la escuela, que en realidad era sólo una pizarra clavada en un gran árbol de sombra en las afueras del pueblo, pero Amram sabía que haría su vida mejor y más enriquecida. Trabajó muy duro para mantener sus calificaciones y asistir a todos los días de la escuela, incluso si le tomaba más de una hora llegar allí y volver cada día.

Amram conoció a los misioneros mormones en su país en 1992 y recuerda al Elder Russel Price nacido en Arizona como “la primera persona blanca que conoció y que le habló”.

“Era como si nos conociéramos muchos años”, dijo.

Aunque Amram se crió en un hogar devoto protestante, el entonces joven adolescente se convirtió rápidamente y comenzó a compartir su amor del evangelio con los demás. A los 17 años, se le dio permiso especial para ir a una misión para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, sirviendo en su tierra natal durante 27 meses.

“Ojalá pudiera haber servido más”, dijo Amram. “Me encantó lo que estaba haciendo.”

Después de su misión, sin embargo, Amram quería continuar su educación, y sus amigos y vecinos le ayudaron con un vuelo a Utah, con poco más de $ 50 en su bolsillo, y asistió a LDS Business College.

Más tarde, Amram fue a la Universidad de Utah y Westminster College, logrando múltiples títulos y certificaciones para que sea reconocido como auditor financiero / contador.

Se casó, después de convertir a su esposa al mormonismo, y tienen dos hijos, de 8 y 4 años.

Y no hay un día que pase, en que Amram no esté orando por oportunidades para servir a otros y enseñando a sus hijos a hacer lo mismo. Y está seguro que en su carrera para llegar a ser presidente de una nación, básicamente va a hacer lo mismo.

“Hay tanto que hacer y tanta gente a la que podemos llegar que necesita nuestra ayuda todos los días”, dijo Amram, añadiendo que los beneficios de servir regresan por diez veces más. “Hace mi vida más fácil, soy más feliz, mi vida es más gratificante Ayudar a alguien, para mí, es un gran logro en mi día”.

Por su carrera como presidente de Kenia, dijo, “no es algo que acaba de surgir”.

Ha pasado innumerables horas pensando en la corrupción y el malestar político que está ocurriendo en la nación de África oriental. Se preocupa diariamente por los problemas de seguridad nacional del país, la alta tasa de desempleo, la falta de reforma educativa y la agitación económica.

Y tiene planes de arreglarlos todos – con el tiempo y con la ayuda del pueblo.

Como todas las decisiones que hace Amram Musungu, deja que Dios guíe sus pensamientos, y cree firmemente que el Señor quiere que regrese a Kenia para marcar la diferencia.

Amram, es un ex miembro del Coro del Tabernáculo Mormón y líder entre la comunidad local de refugiados de África. Dijo que aprendió mucho de la gente de Utah y quiere difundir lo que ha aprendido, a la gente de Kenia, incluso si incluye compartir el evangelio a lo largo del camino.

De hecho, él comenzó la rama Swahili local de la Iglesia SUD, sirviendo a mucha gente allí, ayudándoles a aprender inglés, pero también ayudando en los bautismos de casi 300 personas. Él cree que su vocación ahora es “servir y unir a África”.

“El evangelio me ha ayudado a entender que nada es imposible mientras tenga que ver con la bendición de la vida de los demás”, dijo Amram, agregando que sólo quiere extender la paz y la prosperidad, dándole a la gente estabilidad y circunstancias para ayudarles prosperar.

Él siente que tiene una obligación moral con la gente de allí.

“Me encanta Kenia”, concluyó  Amram. “Es un país muy bueno, y los kenianos tienen una buena reputación donde quiera que vayan, es egoísta que me quede en Estados Unidos”.

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión y de Seminario, Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Administrador Sala de Prensa para La Iglesia en el Área Sudamérica Sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *