Cómo los líderes de la Primaria pueden ayudar a los niños con discapacidades de desarrollo

Niños con discapacidades se pueden encontrar en todas las Primarias. ¿Cómo podemos satisfacer las necesidades de todos los niños en nuestros barrios? Aquí hay algunos recursos, con información de aquellos con experiencia, para los miembros que buscan ayudar.

Los domingos en la casa de los Staples eran todo menos reponedores. Tan pronto como Jon, de 6 años, se daba cuenta de que era domingo, comenzaban los gritos, los berrinches y las súplicas. Durante la reunión sacramental, Jon, quien recientemente fue diagnosticado con una discapacidad del desarrollo, se ponía inquieto y se movía. En la Primaria, se balanceaba hacia adelante y hacia atrás, balanceaba los pies, golpeaba a sus amigos, o se levantaba y caminaba. Ocasionalmente, se sentía tan frustrado que sufría crisis o atacaba a amigos y maestros. Los líderes y maestros de la Primaria fueron pacientes y afectuosos, pero se preguntaban cómo ayudar a Jon al mismo tiempo que satisfacían las necesidades de los otros niños en su gran Primaria. Heather Staples, la madre de Jon, recuerda: “Cuando era domingo por la noche estábamos agotados y desanimados”.

La mayoría de los padres SUD han experimentado algunos de estos sentimientos después de un largo día tratando de ayudar a los niños a ser reverentes en la iglesia. Sin embargo, los domingos son particularmente desafiantes para los padres de un niño que tiene una discapacidad del desarrollo. Para niños como Jon, el domingo suele ser el día más difícil de la semana.

Muchos niños con discapacidades de desarrollo tienen dificultades para permanecer sentados por más de unos pocos minutos. Las lecciones primarias pueden carecer de las señales visuales o la estimulación necesarias para mantener activo al niño que tiene autismo o trastorno de déficit atencional. Las aulas pequeñas y llenas de niños a menudo son abrumadoras para un niño con un trastorno del procesamiento sensorial. Los maestros y líderes de primaria pueden carecer de los conocimientos y habilidades necesarios para tratar eficazmente con estos niños.

Sin embargo, satisfacer las necesidades de todos los niños debe ser el primer objetivo de cualquier Primaria. Busque primero la comprensión y luego busque soluciones activamente. Consulta a padres, líderes del sacerdocio y recursos de discapacidad de la iglesia para obtener información y apoyo.

Observe al niño
Toma conciencia de todos los niños en tu Primaria. En promedio, entre 12 y 17 por ciento de los niños de un barrio de Primaria pueden tener algún tipo de discapacidad, de acuerdo con lds.org. Las discapacidades que muestran síntomas físicos, como el síndrome de Down o la parálisis cerebral, son bastante obvias, pero es más difícil identificar y satisfacer las necesidades de los niños con discapacidades del desarrollo. Estos niños a menudo son etiquetados como “traviesos” o “difíciles” y pueden no recibir la ayuda que necesitan.

Observe objetivamente a un niño que está teniendo problemas. Tome nota de las preferencias del niño, así como de las situaciones que parecen desencadenar conductas desafiantes. Trate de ver el mundo a través de los ojos del niño y obtenga una comprensión de lo que motiva el comportamiento.

Por ejemplo, para un niño con una discapacidad de aprendizaje puede ser perturbador hacer un esfuerzo por ocultar el hecho de que no puede leer. Un niño con un trastorno del procesamiento sensorial puede parecer retraído o, por el contrario, puede tocar continuamente a sus amigos como una forma de dominar su entorno.

Comunícate con los padres
Programe un horario para hablar en privado con los padres. Exprese su amor por el niño y su deseo de que el niño sea feliz y disfrute en la Primaria. Describa los comportamientos que ha observado y solicite la opinión de los padres para encontrar soluciones efectivas.

Los líderes a menudo se sienten nerviosos sobre acercarse a un padre o les preocupa que puedan ofender al padre. Al principio, los padres pueden responder con actitud defensiva, pero apreciarán sus sinceras expresiones de amor y el deseo de ayudar. Muchos niños con discapacidades de desarrollo y trastornos del comportamiento no son diagnosticados hasta la edad de cinco años o más; Los padres pueden estar luchando para encontrar información y ayuda, tal como usted. Juntos, sin embargo, y con la inspiración del Señor, puede implementar cambios que beneficiarán al niño.

Heather Staples se reunió con la presidenta de la Primaria de su barrio para descubrir posibles motivos por los cuales Jon estaba tan descontento en la Primaria. Cuando la presidencia de la Primaria pasó más tiempo observando a Jon, notaron que no tenía amigos. La presidenta de la Primaria dijo: “Podemos comenzar arreglando eso”.
La maestra principal de Jon hizo un esfuerzo concertado para desarrollar una relación con él y ayudarlo a formar amistades con los otros niños. Aunque Jon aún considera que la Primaria es un desafío, ya no teme los domingos.

Fortalecer las relaciones
Todos los niños responden positivamente cuando se sienten amados y aceptados. Busca desarrollar amor y aprecio genuinos por cada niño en la Primaria. Un niño con un trastorno del comportamiento o una discapacidad del desarrollo no siempre puede controlar su comportamiento. Sin embargo, cuando se siente amado, está más motivado para intentarlo. Un niño que siente desaprobación o desprecio de los demás probablemente se desanime y se dé por vencido.

Visita al niño en su casa o invítelo a su casa con un compañero de clase para hacer galletas o jugar un juego. Ayúdelo a desarrollar estrategias para relacionarse con los otros niños.

Hacer un plan
En asociación con los padres del niño, desarrolle un plan basado en las fortalezas y necesidades del niño. Piensa creativamente y ten disposición a hacer adaptaciones al horario y a las lecciones. Por ejemplo, si un niño tiene problemas para pasar el tiempo compartido, déjelo llegar unos minutos tarde. Salga a caminar o proporcione una salida física. Si un niño parece abrumado por el ruido de un grupo grande, permite que use auriculares.

Los maestros con experiencia saben que un tiempo de clase productivo y efectivo es el resultado de una planificación cuidadosa. Las siguientes estrategias pueden ayudar no solo a los niños con necesidades especiales, sino a todos los niños de Primaria a participar con más éxito.

Busca oportunidades para utilizar las fortalezas del niño.
Es posible que un niño con una discapacidad de aprendizaje no quiera leer en voz alta, pero puede tener una imaginación vívida y amor representando historias. Shawna Hodges, cuyo hijo Grady tiene síndrome de Down, enfatiza la importancia de hacer pequeños esfuerzos para ayudar a que cada niño se sienta incluido. Ella dice: “Los niños con necesidades especiales o discapacidades tienen sentimientos como todos nosotros. Quieren estar involucrados. Permitirles que lleven a cabo un dibujo o que pasen algo a los otros niños o respondan una pregunta aumentará su autoestima y les ayudará a saber realmente que son parte del grupo”.

Mantenga un horario predecible y avise con anticipación sobre los cambios de horario. Muchos niños con necesidades especiales tienen dificultades con las transiciones. Un horario predecible los ayuda a sentirse seguros y protegidos.

Prepara el salón de clases con anticipación. Guarde sillas adicionales y mantenga el aula ordenada, ya que un espacio desordenado puede ser muy estimulante. Trae carteles o imágenes pequeñas para que el aula sea más acogedora.

Usa imágenes, música y acciones para involucrar a los niños y mantener su interés. Usa el método más activo y práctico posible para enseñar un concepto. Por ejemplo, en lugar de simplemente volver a contar una historia de las Escrituras, lleva imágenes, accesorios, o lo mejor de todo, actuen la historia.

Proporcionar variedad. Aunque algunas repeticiones pueden ayudar a los niños a dominar los conceptos, los niños se aburren cuando el mismo juego, canción o actividad se repite una y otra vez. Planifique una nueva actividad cada 10 a 15 minutos, dependiendo de las edades y necesidades de los niños.

El hacer adaptaciones para un niño con una discapacidad del desarrollo puede parecer un gran esfuerzo, pero los líderes y maestros que asumen este desafío son ampliamente recompensados. Los líderes principales que efectivamente satisfacen las necesidades de sus hijos más vulnerables adquieren una mayor comprensión del amor cristiano, desarrollan una mayor capacidad de empatía y profundizan su capacidad para enseñar eficazmente. Los niños con discapacidades a menudo tienen percepciones únicas e interesantes del mundo y pueden contribuir de muchas maneras a la Primaria.

 

 

Fuente: ldsliving

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *