Lo que Personas No Mormonas han dicho sobre José Smith

¿Qué clase de hombre era José Smith, el Profeta de la Restauración? Podemos saber más acerca de él al leer lo que dijeron quienes estuvieron con él y lo conocieron bien.

Personas que conocieron a José y no eran mormonas

Ilustraciones por Brooke Smart.

Muchas personas que no eran mormonas quedaron muy impresionadas cuando conocieron a José. Por ejemplo, Josiah Quincy, quien se había doctorado en Harvard y poco después llegaría a ser alcalde de Boston, visitó a José Smith en Nauvoo. Él dijo que José era un “fenómeno sin explicación”, un hombre que nació para dirigir, “con don de mando… a quien parecía ser natural obedecer”. Él comentó que en futuros libros de texto probablemente se referirían a José Smith como alguien que “ejerció una poderosa influencia en el destino de sus compatriotas”1.

Nuevos conversos que lo conocieron

Los conversos expresaban admiración desde el mismo momento en que conocían a José. Cinco días después de haber llegado a Nauvoo procedente de Inglaterra, William Clayton escribió a su familia: “Anoche muchos de nosotros [estuvimos] con el hermano José; sentimos gran regocijo en el corazón al oírle hablar acerca de las cosas del Reino; es un hombre afectuoso y tan sociable como cualquiera de nosotros. Sentimos gran amor por él, y ustedes también lo sentirán”2.

Mary Alice Cannon Lambert, que tenía catorce años cuando llegó a Nauvoo, dijo: “Había allí varios de los hermanos líderes para recibir al grupo de santos que llegaba [en la embarcación]; entre ellos estaba el profeta José Smith. En el momento en que mis ojos lo vieron, supe que era él, y en ese instante recibí el testimonio de que era el Profeta de Dios”3.

Personas que lo conocieron bien

John M. Bernhisel, uno de los primeros miembros de la Iglesia, era médico. Se alojó en la casa de los Smith durante varios meses. Él dijo que José Smith tenía “fuertes poderes mentales”, poseía “mucha energía”, “un conocimiento profundo de la naturaleza humana”, “un juicio sereno”, “amplios puntos de vista” y “amor por la justicia”. “Es bondadoso y bien dispuesto, generoso y benevolente, sociable y jovial, y posee una mente de índole contemplativa y reflexiva. Es honrado, franco, intrépido e independiente y tan exento de disimulo [falsas apariencias] como el mejor”4.

A Howard Coray, uno de los secretarios de José, le impresionaba la capacidad del Profeta para conversar con todo tipo de personas —doctores, abogados, sacerdotes y demás— que iban a “plantearle preguntas difíciles”. Él escribió que José “siempre estaba a la altura de las circunstancias… Me daba mucho placer ver lo cómodo que se sentía, aun ante los más eruditos, y ver con cuánta presteza [prontitud y preparación] él respondía a sus interrogantes”5.

Daniel D. McArthur, que después dirigió la primera compañía de carros de mano hasta el Valle del Lago Salado, dijo: “Mi testimonio es que él era un verdadero profeta del Dios viviente; y cuanto más oía lo que decía y veía sus acciones, más convencido estaba de que en verdad había visto a Dios el Padre y a Su Hijo Jesucristo”6.

Profetas que lo conocieron

John Taylor, quien llegó a ser el tercer Presidente de la Iglesia, declaró: “Si fueran a preguntarle a José qué aspecto tenía Adán, él se lo diría sin titubeos; les describiría su tamaño y aspecto y todo lo relativo a él. También habrían podido preguntarle cómo son Pedro, Santiago y Juan, y él se lo hubiera dicho. ¿Por qué? Porque los vio”7.

El sobrino del Profeta, Joseph F. Smith, llegó a ser el sexto Presidente de la Iglesia. Él escribió que José Smith “rebosaba de lo más noble y puro de la naturaleza humana, lo que muchas veces salía a relucir en entretenimientos inocentes: al jugar a la pelota, al luchar con sus hermanos y al divertirse… estaba lleno de gozo, lleno de alegría, lleno de amor y de todo otro atributo noble que hace a los hombres grandes y buenos, y al mismo tiempo sencillos e inocentes… y, por la gracia de Dios, tenía también el poder de comprender los propósitos del Todopoderoso. Así era el carácter del profeta José Smith”8.

Fuente: Liahona

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión, de Seminario, y Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Director Sala de Prensa para La Iglesia en Chile, Área Sudamérica Sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *