Todo lo que necesitas saber sobre un Obispo SUD

Si eres como yo, un miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tienes un obispo. (Los miembros de congregaciones más pequeñas que tienen un presidente de rama en lugar de un obispo, no se vayan. También estoy hablando con ustedes).

Si asistes a otra iglesia, puedes tener un pastor, predicador o ministro. Esto también se aplica a la mayoría de ustedes, también.

Hace unas semanas, participé en una reunión de capacitación y coordinación con 10 líderes de mi iglesia que prestaban servicios en nuestra región. Escuché, tomé muchas notas y pronuncié una o dos veces una opinión. Pero principalmente los miré a los ojos y quizás por primera vez, realmente los vi. Estos son hombres maravillosos y amorosos líderes.

A medida que la reunión se desarrollaba lentamente, comencé a pensar las caras de cada obispo que había conocido. Todos estaban allí, desde mis primeros recuerdos en lugares como Virginia, Alemania e Illinois hasta Utah, Brasil, y de regreso a Virginia.

Recordando a estos hombres maravillosos de mi pasado y rodeados de los líderes amorosos del presente, me llamó la atención que, aunque no soy un experto, aprendí una o dos cosas sobre los obispos.

De hecho, apuesto a que incluso sé una cosa o dos sobre el tuyo.

Primero y ante todo, a menos que hayas tenido un solo obispo toda su vida o desde que te uniste a la Iglesia, entonces has visto lo diferentes que son. Estos hombres, ninguno de los cuales solicitaron el llamamiento, aportan sus propios antecedentes, dones, fortalezas y debilidades a la vocación.

Todos desean ser discípulos de Cristo, pero sus personalidades son tan diferentes como la de cualquier otra persona. Y cuando son ordenados obispos, no están obligados a convertirse en alguien nuevo: están invitados a convertirse simplemente en la mejor versión de quienes ya son.

Aún así, a pesar de esas diferencias, una cosa permanece constante sin importar su edad, ubicación o idioma: poseen valiosas llaves del sacerdocio. Esas llaves proporcionan consistencia, seguridad, revelación e inspiración.

Lo próximo tampoco te sorprenderá: es imperfecto. Él es imperfecto. Él quiere ser un mejor esposo, un mejor padre, un mejor hombre y un mejor líder. Pero en sus mejores días, cuando conduce a casa después de un largo día de servicio sintiéndose lleno y exitoso con una amplia sonrisa en su rostro, sigue siendo tan imperfecto como el resto de nosotros.

Tu obispo sabe que tu familia ora por él y por su propia familia. Y aunque no siempre piense en agradecerte, aprecia esas oraciones más de lo que nunca sabrás.

Recuerda que mientras estás orando por él, él está orando por ti. Todos los días, solo, con su familia y en reuniones, él está orando por usted.

Y cualquier discusión sobre un obispo debe incluir a su esposa. Ella sabe que tiene un llamamiento que puede ser solitario y aislante debido a las confidencias que guarda. Entonces, cuando él necesita que alguien lo abrace, alguien con quien reírse o el hombro de alguien en quien apoyarse, siempre está allí. Simplemente no podría ser un obispo sin ella. De muchas maneras, ella es el pegamento que mantiene unidas a su familia y a la familia de la Iglesia.

A veces tu obispo se despierta en la noche con impresiones que no puede explicar. Pero si te hace a un lado en el pasillo la próxima semana solo para preguntarte cómo estás, o si él te envía un mensaje de texto sin ninguna razón, o programa una visita o entrevista, es muy posible que el Espíritu lo haya despertado con un empujoncito.

Desafortunadamente, tu obispo a veces dice algo inadecuado. Y a veces también dice lo correcto de la manera incorrecta. Pero no es porque no lo intente; es porque él no es un obispo profesional. Él es un hombre que está aprendiendo a tener su propia sintonía con el Espíritu, al igual que tu.

Ese obispo que ves corriendo entre reuniones y frunciendo el ceño espeso durante la reunión sacramental quiere hacer un mejor trabajo al delegar. Él tiene consejeros y los ama como hermanos, pero la delegación no siempre es fácil. Su mente y corazón quieren pasar parte de la carga, pero sus manos no siempre están de acuerdo. No te des por vencido con él; va a mejorar.

¿Sabes qué tan profundamente desea tu felicidad? Él vive por ello. Al verte sonreír en el pasillo, al verte adorar al Salvador durante la Santa Cena, esos momentos reflejan tu alegría. Cuando estás deprimido, se pregunta por qué. Cuando estás animado, se regocija contigo.

Debido a que ha visto las bendiciones en tantas vidas, él quiere que perdones, estudies, ayunes, pagues tu diezmo, sirvas, vayas al templo y compartas el evangelio. El Señor ha proporcionado una montaña de evidencia de que vivir esa vida trae bendiciones. Pero como eres el hermano espiritual del obispo, él te ama tanto si hace esas cosas como si no.

Sí, se trata del amor. ¿Y qué importa más que eso? Tu obispo te ama. Él te ama en los días buenos y en los malos. Él te ama cuando estás en una banca los domingos, te ama cuando estás a la deriva, te ama cuando dices que sí a un llamamiento o una asignación y él te ama cuando dices entre lágrimas que el momento no es el correcto.

Y así volvemos a donde comenzamos – en esa sala de líderes esforzándose por aprender más, servir mejor y acercarse a Cristo. No son mejores, no son más espirituales y no son más perfectos que tú. Pero seguro que lo están intentando.

Fuente: ldsliving

 

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión, de Seminario, y Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Director Sala de Prensa para La Iglesia en Chile, Área Sudamérica Sur

1 comment on Todo lo que necesitas saber sobre un Obispo SUD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *