Cómo lidiar con la Oposición Familiar después de Convertirse en Mormón

Una noche, cuando tenía 17 años, me arrodillé junto a mi cama y sinceramente le pedí a mi Padre Celestial mi propio testimonio. Oré: “Padre Celestial, si voy a hacer esto, tengo que sentir algo”. Después de decir esas palabras, pude sentir algo que nunca había sentido antes, tranquilidad. De repente, supe sin duda no sólo que esta era la única iglesia verdadera, sino que tenía que empezar a trabajar para bautizarme. Comencé a llorar no solo por la respuesta que había recibido, sino porque sabía que significaba que iba a perder a mi padre.

Soy de una familia de miembros de la Iglesia. Al crecer, mi madre estuvo activa en la iglesia mormona, pero mi padre era católico y se oponía a que mis hermanos y yo tuviéramos algo que ver con la iglesia. Sabía sin lugar a dudas que mi papá no aceptaría que me uniera a la iglesia, pero tenía que actuar según la respuesta que me habían dado.

Recuerdo la noche en que se inició el abismo en nuestra relación. Llegué a casa el sábado por la noche del trabajo y con valentía le pregunté a mi padre si podía ir a la iglesia con mi madre. Todo su comportamiento se puso rígido cuando respondió con severidad: “No, tienes que ir a la iglesia”. Tenía razón, tenía que ir a la iglesia, pero no a su iglesia. Después de ese domingo, dejé de ir a su iglesia y dejó de hablarme.

Esto continuó por varios años. A medida que avanzaba en el evangelio, sentí que mi papá y yo nunca estaríamos en buenos términos otra vez. Cuando me fui por primera vez a la universidad y volvía a casa los fines de semana, comenzó a ser un poco más abierto conmigo. Estaba eufórico y pensé que tal vez su desaprobación era una pequeña fase y podríamos seguir adelante. Pero cuando se dio cuenta de que volvía a la universidad los sábados por la noche para poder asistir a mi barrio, dejó de hablarme una vez más.

Cuando alguien investiga o se une a la iglesia, está obligado a perder a alguien. Muchas veces pierde a una familia que no comprende o no aprueba las elecciones que está haciendo. Este es posiblemente el aspecto más difícil de ser miembro. El evangelio de nuestro Padre Celestial se centra en las familias, y sabemos que estas relaciones deben durar para siempre. Entonces, cuando tu propia familia deja de aceptarte, puedes sentir que te falta una parte de tu alma.

Pasaron años antes de que mi padre y yo pudiéramos reparar nuestra relación. En aquellos años en que se negó a estar en mi vida, sentí un dolor que nunca creí posible. Pero en esos años difíciles aprendí a seguir en el evangelio incluso cuando los que amas parecen dejar de amarte.

Aférrate a los momentos que construyeron tu testimonio
Cuando estaba tomando mis lecciones para bautizarme, me sentí mal y admití que a pesar de mantener un exterior feliz, era difícil no dejar que mi situación familiar me deprimiera. En esos momentos, me animaba a pensar en la noche en que recibí una respuesta del Padre Celestial y a actuar continuamente sobre esos sentimientos sin importar cuánto tiempo atrás habían ocurrido. Han pasado más de 6 años desde esa fatídica noche, y he tenido muchas experiencias espirituales desde entonces, pero en tiempos de angustia recuerdo la poderosa respuesta que obtuve y de cómo es tan importante ahora para mí como lo fue entonces.

Recuerda, tu familia no es perfecta, pero el amor del Salvador sí lo es
Cuando tu familia te rechaza por tu creencia en el evangelio, indudablemente habrán momentos en tu vida, cuando te sientas inútil. Recuerdo haber trabajado en la universidad tratando de ser la mejor y la más brillante con la esperanza de que mi papá actuara como si todavía se preocupara por mí. Pero no importa cuántas veces me destaqué o gané honores, eso no lo cambió.

Esos sentimientos de inutilidad provocados por mi situación no se detuvieron hasta que aprendí a valorar el amor de mi Salvador por mí. Cristo sufrió y murió por mí, por lo que nunca tendría que sentirme sola o inadecuada, y él hizo esto por ti también. Romanos 8:39 nos dice: “Ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá apartar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.” Incluso si te sientes distanciado del amor de tu familia, nunca estarás separado del amor de Cristo.

Amar los unos a los otros
El primer y más grande mandamiento es amar a Dios por encima de todo, el segundo es amarse unos a otros (Juan 13:34). ¿Qué tan difícil es amar a la familia que actúa como si no te amara? Muy muy difícil. Pero el amor es lo que trae el poderoso cambio de corazón.

Aproximadamente tres años después de que mi padre y yo dejamos de hablar, los misioneros me desafiaron a mostrarle amor. No tenía idea de cómo iba a lograr esto hasta que un día tuve problemas con el automóvil y me vi obligado a llamarlo para pedirle consejo. Él fríamente me dijo lo que tenía que hacer por teléfono. Cuando terminó, solté: “¡Gracias papá, te amo!” Rápidamente dijo, “Está bien” y me colgó. Mi primer intento de mostrar amor fue todo un fracaso. Pero a través de la oración ferviente fui bendecida con otra oportunidad de mostrar mi amor cuando se rompió mi automóvil una semana después.

Cuando mi padre descubrió mi desgracia, me llamó para asegurarse de que estaba bien. Le dije que estaba bien y que lo amaba. Dijo gracias y me colgó, pero rápidamente me devolvió la llamada. Dijo que lamentaba que mi auto hubiera sido forzado y que él también me amaba. No lo había escuchado decir esas palabras en más de tres años, me costó no comenzar a llorar por teléfono. A partir de entonces comencé a tratar de visitar la casa con más frecuencia, incluso si nuestra atmósfera era incómoda al principio. Incluso me ofrecí voluntariamente para ir a misa católica con él (si eso no interfería con mi participación en la Santa Cena) porque sabía cuánto significaría para él. Lentamente comencé a tomar la iniciativa para mostrarle a mi papá que me importaba.

No importa cuánto pueda doler, tendrás que mostrarle a tu familia más amor del que te muestran si quieres que las cosas cambien.

Cuando recibí mi respuesta para unirme a la iglesia hace seis años, sabía que iba a perder a mi padre, pero nunca imaginé que lo recuperaría. Incluso diría que nuestra relación es mejor ahora de lo que había sido antes de unirme a la iglesia. Si tu familia se opone a la iglesia, no permitas que te impidan actuar sobre tus sentimientos para ser bautizado o continuar siendo un miembro fiel. No puedo prometer que tu familia cambiará a medida que te mantengas fuerte. Lo que puedo prometer es que nuestro Padre Celestial es un Dios de milagros, y que los milagros a menudo vienen a través de la obediencia y la diligencia, especialmente en las circunstancias más difíciles.

Fuente: MM

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es Ingeniero, especialista en finanzas, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar. Ha servido como Maestro del Sistema Educativo, Secretario de Estaca y de Barrio y miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Obispo y como Director Sala de Prensa Chile en el Área Sudamérica Sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *