La organización de mujeres más antigua del mundo

por Vannessa Maldonado
La Plata, Argentina

Para conocer más acerca de la historia de esta maravillosa organización y como ha impactado la vida de muchas personas, es necesario que nos acerquemos al fondo de ésta, a lo que ella encierra y que también la identifica como una sociedad  establecida desde su inicio, para el fortalecimiento  de la mujer y la familia.

Durante la primavera de 1842 los hombres de la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de la ciudad de Nauvoo, Estado de Illinois, trabajaban  arduamente en la construcción de un templo para su ciudad, de modo que las mujeres por su parte, decidieron contribuir a esta gran tarea con la confección de uniformes para todos aquellos que colaboraban en la misión. Animadas por el deseo de ser una herramienta de ayuda constante para la comunidad, deciden organizarse bajo los estatutos que la sociedad requería en aquel momento. Conmovido por el deseo genuino de estas mujeres, el Profeta Joseph Smith, bajo la inspiración divina, organiza la Sociedad de Socorro según el modelo del Señor, convirtiéndose desde entonces en una institución para aumentar la fe y rectitud personales, fortalecer a las familias y los hogares, y como indica la palabra socorro, para buscar y ayudar a los necesitados.

Desde ese momento, la organización no ha dejado de crecer, convirtiéndose en la actualidad, en una de las organizaciones femeninas más antigua y grande del mundo, agrupando a todas las mujeres mayores de 18 años en adelante, y con una membresía superior a cinco millones de integrantes, en más de 175 Países alrededor del mundo. El lema de la Sociedad de Socorro es “La Caridad Nunca Deja de Ser” que proviene de las enseñanzas de Pablo a los Corintios en el Nuevo Testamento (Corintios 13:8) y que entraña los sentimientos de la razón por la cual se fundó.

En esta organización podemos ver como las enseñanzas de Jesucristo  se expanden a todas las perspectivas, por medio de la instrucción que allí se imparte a través de maestras voluntarias, quienes explican principios que van desde la fe en Jesucristo como base de nuestras creencias, hasta la forma en que ese fundamento al ser aplicado, puede afectar provechosamente nuestra vida cotidiana y la de nuestros seres queridos, con lecciones que incluyen temas importantes que preocupan a la mayoría de las personas como lo son la administración del hogar, el principio de la autosuficiencia, la preparación académica y el desarrollo de habilidades, entre otros.

“Esta organización existe o está al alcance de la mano, según los atributos e inspiración naturales que le corresponden, con objeto de que dondequiera que haya ignorancia, o por lo menos falta de comprensión con respecto a la familia y a los deberes de la familia, con respecto a las obligaciones que debe haber y que legítimamente deben existir entre marido y mujer, y entre padres e hijos, las hermanas, las madres y las abuelas pueden preparar a sus hijas y nietas para que sean personas que velan por los demás, estén preparadas y listas para impartir instrucción con referencia a esos importantes deberes. Donde haya una joven madre que no tenga la experiencia que le hace falta para nutrir a su hijo y velar por él o para hacer que su hogar sea atractivo y agradable para ella y su esposo, esta organización o parte de ella existe para impartirle instrucción y ayudarle a llevar a cabo su deber de manera satisfactoria. Y dondequiera que haya falta de experiencia en cuanto a la administración de alimentos apropiados, naturales y nutritivos para los niños, o donde exista la necesidad de proveerles instrucción espiritual apropiada y alimento espiritual, en las grandes organizaciones de las Sociedades de Socorro Femeninas de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y de madres e hijas de Sión, hay quienes están capacitadas para impartir esas instrucciones” (Joseph F Smith, sexto Presidente de la Iglesia 1901-1918)

De esta manera la Sociedad de Socorro cumple con la función de bendecir la vida de todas aquellas mujeres que deciden ser parte de ella , abarcando sus necesidades tanto espirituales, como temporales, convirtiéndose en un verdadero refugio conforme sucedan estos tiempos difíciles,  fortaleciendo  el valor que cada una de ellas tiene como hijas de Dios,  brindándoles con esto, las herramientas para ampliar la visión que tienen sobre ellas mismas y del impacto positivo que pueden tener en el lugar donde se encuentren, transformándose así, en  una organización para el bienestar personal de la mujer y  de su núcleo familiar, el que a su vez atañe la humanidad entera.

 

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión, de Seminario, y Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Director Sala de Prensa para La Iglesia en Chile, Área Sudamérica Sur

2 comments on La organización de mujeres más antigua del mundo

  1. Me llego al corazón este hermoso articulo y ver la importancia de la soc.soc desde sus comienzos.como las mujeres han contribuido para que esta hermosa obra se lleve acabo.muy especial el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *