La Modestia: Más que una forma de vestir

por Janelle.

mormon-friendsToda mi vida he asociado la modestia con la ropa, pero una reciente experiencia me enseñó más sobre la importancia de la modestia como mucho más que las bastas de la falda y los escotes.

El fin de semana del Día del Trabajo,  mi familia y yo hicimos un viaje a una playa pública que había visitado sólo una vez antes. Es una caleta preciosa protegida con agua limpia y una amplia playa de arena blanca. Con mis hijos a cuestas, bajamos caminando el acantilado y buscamos con la mirada en la playa un lugar perfecto para acomodar nuestra manta. A medida que mi esposo y yo nos acercamos a la orilla del agua, empezamos a darnos cuenta de las personas que nos rodeaban. Varias parejas habían traído almuerzos de picnic y estaban sonriendo y charlando cerca, pero en el otro extremo de la playa había un grupo sospechoso que estaba bronceándose.

Con el ceño fruncido y los ojos entrecerrados, tuve la desafortunada experiencia de percibir un vistazo de desnudez. Llamé a mi esposo: “¡¡¿¿Esas personas están desnudas??!!”  Él confirmó mis temores y rápidamente dimos vuelta a nuestros hijos y los dirigimos nuevamente a la pendiente que acabábamos de descender. En nuestro camino de regreso a la colina, a sólo 20 metros de nosotros estaba un bañista a quien no había visto en la bajada, tendido totalmente desnudo en nuestro camino. ¡AAAAH! Él no tenía ninguna advertencia. No había manera de escapar. Pudimos distraer los ojos de nuestros hijos con canciones e historias, pero era una vista muy cercana.

Cuando llegué al auto, estaba molesta. No había letreros que indicaran que esa era una playa nudista. Era una  playa pública, del estado. Ya que yo era una turista, no tenía ni idea de que esta playa podía tener una cierta reputación para la desnudez. Era un día frío y ventoso en la playa. La mayoría de personas vestían camisetas y pantalones vaqueros. ¿Por qué tendrían estas personas que estar desnudas? Toda la situación se sintió abierta y descaradamente indecente en el espíritu, así como en la forma. No porque soy una mojigata que teme al cuerpo humano, sino porque debido a la falta de modestia, se infringieron mis derechos y los derechos de mis hijos a un día tranquilo en una playa pública.

Debido a esta experiencia, la modestia tomó un significado más amplio para mí que sólo elegir si desea o no usar una blusa de corte bajo o una mini falda. En mi mente, la modestia ha estado siempre inseparablemente ligada al respeto por uno mismo. Pero ahora, puedo ver cómo la elección de ser modesta muestra mi respeto por los demás.

En el folleto Para la fortaleza de la juventud, una guía para la vida espiritual de los jóvenes mormones, se lee:

¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?… El templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es”. 1 Corintios 3:16-17

Su cuerpo es la creación sagrada de Dios. Respételo como un don de Dios, y no lo contamine de ninguna manera. A través de su vestimenta y apariencia, puede mostrar al Señor que sabe cuán valioso es su cuerpo. Usted puede demostrar que usted es un discípulo de Jesucristo.

Los profetas de Dios siempre han aconsejado a Sus hijos a vestir con modestia. La forma de vestir es un reflejo de lo que está en el interior. Su aspecto y la vestimenta envían mensajes acerca de usted a los demás e influye en la forma en que usted y los demás actúan. Cuando está bien arreglado y vestido modestamente, usted invita la compañía del Espíritu y puede ejercer una buena influencia en quienes le rodean.

Nunca rebaje sus normas de vestir para ninguna ocasión. Si lo hace, envía el mensaje de que está usando su cuerpo para llamar la atención y buscar aprobación y que la modestia es importante sólo cuando es conveniente.

La ropa inmodesta incluye pantalones y faldas cortos, ropa ajustada, camisas que no cubren el estómago, y otros atuendos reveladores. Las mujeres jóvenes deben usar ropa que cubra el hombro y evitar la ropa que es de escote bajo en la parte delantera o trasera o revelador en cualquier otra forma. Los hombres jóvenes también deben mantener la modestia en su apariencia. Todos deben evitar los extremos en la ropa, apariencia y estilo de peinado. Siempre ser limpios y ordenados y evitar ser descuidado o inadecuadamente casual en el vestido, arreglo, y modales. Pregúntese: “¿Me sentiría cómodo con mi apariencia si me encontrara en la presencia del Señor?”

Cuando estoy vestida modestamente me siento cómoda.  Siento como si la gente me está viendo, a mi verdadero yo. Pueden centrarse en mi sonrisa o mi humor en lugar de lo que estoy o no usando. La modestia me da confianza en mí misma y me permite mostrar respeto a los que me rodean. Para mí, la modestia es el respeto por mí mismo, por los demás y por Dios.

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión, de Seminario, y Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Director Sala de Prensa para La Iglesia en Chile, Área Sudamérica Sur

2 comments on La Modestia: Más que una forma de vestir

  1. El respeto por mi mismo, por los demás y por Dios, la mejor definición de modestia que he escuchado….nunca lo había visto desde ese punto de vista. Gracias por el artículo, excelente !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *