Jóvenes mormones en Florida realizan 2,876 bautismos en 24 horas

Los hechos y las cifras de las compras navideñas se tomaron los titulares de los negocios después del reciente Black Friday. Pero para cientos de Santos de los Últimos Días que vivían en el sur de Florida, el día estaba definido por otros tres números clave: 500+, 24 y 2,876.

El 24 de noviembre, más de 500 jóvenes del Distrito del Templo de Fort Lauderdale, Florida, participaron en un proyecto de trabajo de templo de 24 horas consecutivas que resultó en la realización de 2,876 ordenanzas de bautismo vicario.

Por supuesto, para la mayoría de los estadounidenses, el último viernes de noviembre significaba “Black Friday”, la búsqueda anual de ofertas prenavideñas en electrónica, juguetes, ropa y otros artículos de la lista de deseos.

Pero para los jóvenes del sur de la Florida y sus líderes, el día fue apropiadamente llamado “Temple White Friday” (Viernes Blanco de Templo). El proyecto de ocho estacas, programado para dar inicio a la campaña “Ilumina el mundo”, comenzó en el baptisterio el viernes a las 10 am y continuó , sin parar, hasta las 10 am de la mañana siguiente.

“Fue un gran honor realizar ordenanzas que ayudarán a otros a regresar y vivir con su Padre Celestial”, dijo Victoria Menezes, una joven de 16 años de Miami Beach.

“Una experiencia fantástica”, agregó el élder Stephen E. Thompson, un Setenta de Área que preside las participaciones en el distrito (Boynton Beach, Coral Springs, Fort Lauderdale, Fort Meyers, Miami, Miami Lakes, Miami South y Stuart).

Para el momento en que se realizó la ordenanza final, “todos habíamos tenido la impresión de que había un gran regocijo en el otro lado del velo por parte de mucha gente”, dijo Scott Richards, presidente de estaca de Miami Lakes Florida.

El proyecto del sur de la Florida fue impulsado por el “Desafío del Templo para la Juventud” emitido en 2014 por el élder Neil L. Andersen, del Quórum de los Doce Apóstoles: “Prepare tantos nombres para el templo como puedas y realiza los bautismos en el templo y ayuda a alguien más a hacer lo mismo.”

Jóvenes de todo el distrito del templo pasaron meses investigando y preparando nombres de sus propias familias. “La mayoría de los jóvenes trajeron sus propios nombres al templo”, dijo el presidente Robinson.

Organizar un proyecto de templo las veinticuatro horas del día para cientos de jóvenes de todo el sur de la Florida no fue tarea fácil. Durante meses, los líderes locales trabajaron estrechamente con la presidencia del templo para administrar la logística. Cada una de las ocho estacas ocupaba un turno de tres horas. Y cada estaca fue responsable de dotar de personal al templo con sus propios obreros durante el bloque de tiempo asignado.

El mantener la ropa del templo bien abastecida con ropa fresca de bautisterio resultó desalentador.

“Durante ‘Temple White Friday’, seguimos orando para que las lavadoras y secadoras continúaran funcionando bien”, dijo el presidente del Templo de Fort Lauderdale, Jack Fisher. “Lo hicieron, lo que fue un milagro”.

Decenas de madres, padres y líderes locales también fueron alistados para llevar a los jóvenes de sus hogares al templo y viceversa.

“Nada de esto hubiera sucedido sin los sacrificios de los padres, los trabajadores del templo y, por supuesto, los jóvenes”, dijo el presidente Robinson.

Las conexiones forjadas por los jóvenes participantes se extendían más allá de sus familiares muertos. La mayoría de los jóvenes son los únicos mormones en su escuela, por lo que servir en el templo junto a los Santos de los Últimos Días fomentó la unidad y muchas nuevas amistades.

“Esta fue una oportunidad para que nuestros jóvenes se unieran con un único propósito”, agregó el presidente Robinson.

Verónica dijo que tal vez se haya perdido algunas ofertas del Black Friday, pero que no cambiaría la oportunidad de que el “Viernes Blanco del Templo” se llevara acabo con cientos de jóvenes Santos de los Santos de los Últimos Días.

“Estar en el templo de Fort Lauderdale en ese día ajetreado me trajo tanta paz”, dijo.

Después de su servicio en el templo, los jóvenes se reunieron para un devocional en el centro de estaca en Miami Lake Florida. Varios compartieron sus testimonios antes de escuchar los mensajes del presidente Fisher su esposa, la hermana Maria Mercedes Fisher, junto con el élder Thompson.

Los Setenta del Área dijeron que era grandioso pararse en el púlpito y ser testigos de la diversidad de la juventud del sur de la Florida. “Es como mirar a la población del mundo porque todos los continentes están representados”.

Para el mediodía del sábado, los jóvenes regresaban a sus hogares en la parte inferior del estado de Florida. Pero no olvidarán pronto su día histórico en Fort Lauderdale.

“Espero que hagamos ‘Temple White Friday’ una tradición”, dijo Veronica.

El impacto duradero del día, añadió el élder Thompson, “será el sentimiento del Espíritu Santo y del Espíritu de Elías que conmovió sus corazones y al encontrar nombres de familia y realizar trabajos para ellos en el templo”.

Fuente: DeseretNews

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *