Ingeniero, Científico, Artista y Apóstol

por Hernán Felipe Toledo

Desde 1988 sirviendo como Apóstol, se caracterizó por ser un líder que hablaba con poder, directo al corazón de sus oyentes, como si les conociera de antaño. Grandes son sus logros de vida personal, y de influencia a su entorno. Entre todos sus atributos y logros destacan:

– Desde niño fue apoyado por sus padres en su interés por las cosas mecánicas y la ciencia. Le encantaba todo lo relacionado con “reparar cosas”.

– En su niñez, a su vez, se interesó por el arte musical, tocando el clarinete y dirigiendo una banda musical.

– Fue industrioso en su adolescencia, y presto para ahorrar dinero.

– Era muy comunicativo, amistoso, pero poco confiado en sí mismo, hasta mejorar eso en su próxima misión.

– Estudió Ingeniería Nuclear.

– Ingresó a una banda de Jazz, tocando el Saxo, y desarrolla su habilidad como pintor en acuarela.

– Sirvió una misión de tiempo completo en Uruguay.

– Se casó con Jeanene Watkins, luego de servir como misionero (requisito impuesto audazmente por su novia). Hasta la muerte de su esposa en 1995, su matrimonio fue literalmente un hermoso romance.

– Obtuvo un buen trabajo como diseñador nuclear, del primer submarino nuclear en Los Estados.

– Desarrolló su carrera, en reactores nucleares y diseño de combustibles.

– Continuó sus estudios hasta obtener el grado de Doctor en Energía Nuclear.

– Sirvió como Presidente de un quórum de Setentas.

– Sirvió como Secretario de Estaca.

– Tuvo que lidiar con un Jefe que al saber de su renuncia, no le habló más. Tiempo después logró que le hablara, le regaló un Libro de Mormón, y recibió una oferta de volver a trabajar a futuro.

– Fue llamado como Presidente de Misión en Argentina, por Élder Harold B. Lee.

– Sirvió como Consejero de Presidencia de Estaca.

– Sirvió como Representante Regional.

– Continuó desarrollando sus talentos artísticos.

– Sirvió como miembro del Primer Quórum de los Setenta.

– Llegó a ser Director Ejecutivo del Departamento de Historia Familiar.

– Sirvió hasta su último día, como miembro del Quórum de los Doce Apóstoles

– Se transformó en una de las Autoridades Generales que enseñó de manera personal, y con interés en ayudar a las personas que tienen problemas difíciles, entregando el mensaje de que todo es posible.

A élder Scott se le pidió en varias ocasiones, sacrificar su carrera profesional, por algún tipo de servicio dentro de La Iglesia, y en cada una de esas situaciones, no tuvo dudas en que elegir servir a Dios y a sus hermanos, era lo mejor que podía hacer.

Élder Scott enseñó insistentemente sobre el templo y las relaciones familiares. Una vez dijo: “Lo que para mí ha llegado a ser una parte vitalmente importante al recordar las bendiciones que provienen del templo es que amo cada día más a mi esposa”.

Élder Scott presenció la muerte de dos de sus hijos y de su esposa. Él ha sido un ejemplo de integridad y valor para las generaciones.

Hace 5 años compartió sus sentimientos sobre Cristo diciendo: El Salvador nos ama a cada uno de nosotros y hará posible que se satisfaga toda necesidad nuestra al hacernos merecedores, mediante la obediencia, de todas las bendiciones que Él quiere que tengamos en esta tierra. Yo lo amo y lo adoro. Como Su siervo autorizado, testifico solemnemente con todas las facultades de mi ser que Él vive”.

De un hombre como Richard G. Scott, se puede decir, sin temor a equivocarse que, “Dedicó sus mejores esfuerzos a la obra del Señor, y representó a su Señor con el oficio de un Sacerdocio puro”.

 

Artículo escrito por Hernán Felipe Toledo, miembro de La Iglesia, Ingeniero Industrial, especializándose en Recursos Humanos, apasionado por la música, con interés en compartir el Evangelio, y aprender de los demás. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Seminario, Maestro de Instituto, Maestro de Escuela Dominical y en la Presidencia del Quórum de Élderes.

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión, de Seminario, y Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Director Sala de Prensa para La Iglesia en Chile, Área Sudamérica Sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *