¿SU IGLESIA REALIZA MILAGROS? LA RESPUESTA DE UN MISIONERO MORMON

por Dustin Phelps

Cuando yo era un misionero en el Sudeste de África, era muy común que las iglesias cristianas afirmaran que podían realizar los milagros que Cristo y sus apóstoles habían realizado. Las iglesias llenaban capillas e incluso estadios para que su público pudiera presenciar a un pastor dar la vista a un ciego o curar a un lisiado.

Debido a este fenómeno cultural, la gente a menudo me preguntaba, “¿su iglesia realiza milagros?” Era una pregunta que tanto los misioneros como los miembros conocían. Y fue una pregunta que nos esforzamos por responder satisfactoriamente.

Por supuesto, yo explicaría que Cristo y sus apóstoles nunca habrían usado el poder divino para ganar dinero o para hacer un espectáculo para el mundo. Yo explicaba que Cristo generalmente realizaba sus milagros en privado, ordenando al receptor que no le contara a nadie lo que había sucedido.

Y yo también explicaba que Dios ha restaurado el verdadero poder y autoridad del Sacerdocio, poder y autoridad que solo se encuentran en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Pero para ser honesto, sin contar los milagros modernos similares a lo que había sucedido en los días de Cristo, siempre sentí que, dadas sus expectativas culturales, mi respuesta era insuficiente.

El último día de mi misión, eso cambió.

Yo estaba caminando a la capilla con dos compañeros, cuando una mujer nos detuvo y nos dijo que quería visitar nuestra Iglesia. Le dijimos que estábamos en nuestro camino allí y estaríamos más que felices de acompañarla a nuestras reuniones.
Hablamos con ella sobre nuestro mensaje mientras caminábamos, y cuando estábamos justo afuera de la capilla, ella hizo la pregunta que había escuchado tantas veces antes: “¿Su iglesia hace milagros?”.

En ese momento miré hacia otro lado, sintiendo un poco de disgusto familiar. Pero al hacerlo, mi misión brilló ante mis ojos; Recordé rostros y familias: vidas que habían cambiado, humildad que había vencido el orgullo, el gozo que había reemplazado la miseria, las adicciones que habían sido derrotadas y la paz que había desplazado la confusión. Vi personas y familias que habían venido a Cristo y habían encontrado gran felicidad.

Después de ese recuerdo instantáneo, una mujer caminó hacia los terrenos de la capilla. Estaba radiante de luz y paz. Pero sabía que no siempre había sido tan feliz. Antes de que el Evangelio restaurado hubiera tocado a su familia, habían luchado tremendamente. Su marido había sido alcohólico y peleaban con frecuencia. Pero después de que ella y su familia aceptaron el evangelio de Cristo, esa oscuridad fue reemplazada por luz. Y era una de las personas más felices que había conocido.

Todo esto pasó por mi mente en sólo un par de segundos. Después de esa pausa, supe qué decir. Miré a la investigadora y con confianza le dije: “Sí, hermana. Nuestra Iglesia hace milagros. ¿Ve a esa mujer allá? Ella es feliz. Y eso es un milagro.
En aquellos momentos recordé que los milagros espirituales son realmente el ministerio de Cristo. Los milagros físicos han jugado un papel importante en varios momentos, particularmente cuando el Señor está restableciendo Su Iglesia después de un período de oscuridad. Pero en última instancia, son una cuestión de muy poca consecuencia eterna.
Si una persona está curada de la ceguera física en esta vida es en última instancia inconsecuente. Pero si la ceguera espiritual es sanada, es una cuestión de extrema importancia eterna.

Cristo realizó muchos milagros mientras estuvo aquí en la Tierra, pero los únicos que realmente importaron fueron la Expiación y los corazones que fueron cambiados por Su bondad.

Esos verdaderos milagros son lo que Cristo todavía realiza hoy a través de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Otros milagros más físicos suceden también, pero son los milagros espirituales -los que han ocurrido en mi vida y espero en las suyas- que son el sello distintivo del ministerio de Cristo.

Cada día siento mi naturaleza cambiada por la gracia de Cristo. Él me ha ayudado a superar debilidad tras debilidad. Y de buena gana aceptaría esos milagros sobre cualquier bendición temporal que Él pudiera otorgar.

Por lo tanto, no nos equivoquemos: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es una iglesia de milagros.

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *