Élder Oaks cuenta Cómo Prepara sus Discursos de Conferencia General

En una conversación con Sheri Dew en el Canal Mormón en marzo de 2016, Elder Dallin H. Oaks, describió el sentimiento de responsabilidad que experimenta al hablar como profeta, vidente y revelador para el Señor.

“[Es] una inmensa responsabilidad,” Elder Oaks dijo al Canal Mormón. “Es probablemente la mayor preocupación que tengo, porque sé que hay mucha gente por ahí que toma muy en serio las cosas que digo, y yo tengo que estar cien por ciento seguro de que lo que digo es lo que el Señor quiere que diga. Y eso es una carga muy, muy pesada. Creo que, en el caso de los discursos de la conferencia general, es orando fervientemente que voy a saber lo que se supone que debo hablar en la próxima conferencia.”

Elder Oaks continuó, describiendo el proceso de preparación para un solo discurso de la conferencia general.

“Comienzo ese proceso con seis meses de antelación, y por lo general de dos a cuatro meses antes de la conferencia de abril u octubre, ya sé el tema que se supone que debo tocar. Está indeleblemente escrito en mi mente, y entonces lo confirmo porque los pensamientos comienzan a fluir acerca del tema: fuentes llegan a mi conocimiento… a veces recibo una carta de un miembro que me da una perspectiva importante sobre el tema, y ​​entonces comienzo a escribir borradores”.

Refiriéndose a sí mismo como “un editor compulsivo de todo lo que llega a [sus] ojos”, escribe un promedio de 12 borradores para un discurso de la conferencia. “Nunca he dado una charla en la conferencia general donde tuviera menos de ocho borradores distintos,… Y he tenido tantos más, como 15, cuando he estado preparando un tema extraordinariamente difícil. Y eso requiere, por supuesto, una par de meses, y una muy buena y paciente secretaria”.

En su proceso de elaboración, él lee su discurso a su esposa, Kristen, y lo comparte con otras Autoridades Generales para obtener otros puntos de vista. El dijo: “[Inevitablemente] van a decir, ‘Usted ha dicho esto, pero podría ser entendido como esto otro. ¿No le parece que es mejor aclarar?’ … Obtengo buena ayuda en el camino”.

Este es un modelo muy honesto y humilde de preparación que nos comparte un Apóstol. Quizás sea una muy buen opción ejercerlo cuando preparemos nuestros propios discursos cuando tengamos que hablar en las reuniones, para ayudar mucho mejor a nuestros hermanos.

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión, de Seminario, y Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Director Sala de Prensa para La Iglesia en Chile, Área Sudamérica Sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *