El templo: La Casa del Señor

por Daniel Fernández, Chile.

Como santos de los últimos días contamos con una gran cantidad de edificios llamados capillas repartidos por todo el mundo, sin embargo hay algo que por su dimensión y majestuosidad no pasa desapercibido en ningún lugar del mundo donde se encuentre, este lugar es “El Templo”, alrededor del mundo existen más de 140 de ellos en ciudades llenas de rascacielos así como también en lugares  donde solo hay naturaleza en todo su esplendor.

¿Pero por qué se le da tanta importancia a los templos?

Los templos son literalmente la casa del Señor en la tierra, en ellos se puede sentir la presencia literal de los cielos cuando se asiste con un espíritu de devoción y adoración. Son lugares donde todo aquel que previamente se prepare puede entrar y realizar convenios sagrados con el Señor. Dios nos promete al igual que en todas las épocas bendecirnos por nuestra observancia a los convenios que se hagan con él.

Una de las cosas más maravillosas que se llevan a cabo en estos santos lugares es “el sellamiento “o “matrimonio por la eternidad”, donde los miembros de la iglesia que se han preparado previamente son unidos por el tiempo de esta vida y por toda la eternidad como Esposo y Esposa.

Otra de las ordenanzas que se llevan a cabo en el santo templo es “la investidura”, una serie de instrucciones y convenios entre Dios y nosotros, donde el promete bendecirnos por nuestra rectitud y observancia de éstos.

“Yo, el Señor, estoy obligado cuando hacéis lo que os digo; más cuando no hacéis lo que os digo, ninguna promesa tenéis” (Doctrina y Convenios 82:10)

El señor nos invita a entrar en su santo templo, y a participar de todas estas maravillosas ordenanzas y a recibir todas las bendiciones que esto conlleva.

Profetas y apóstoles de los últimos días han dicho sobre el templo:

Presidente Thomas S Monson:

“…hagamos cualquier sacrificio que sea necesario para asistir al templo y tener el espíritu del templo en nuestros corazones y en nuestros hogares…”

Presidente Gordon B. Hinckley: (1910-2008)

“Y lo más importante, más aun que todas las demás cualidades, es la seguridad que tiene el poseedor de una recomendación para el templo de que Dios, nuestro Padre Eterno, vive, que Jesucristo es el Hijo viviente del Dios viviente y de que esta es su obra divina y sagrada. “

Elder Richard G Scott:

“Si guardamos los convenios que hemos hecho en el templo y vivimos con rectitud… no hay razón para preocuparse ni sentirse desolado.”

Elder Russell M Nelson:

“Los que entren en el templo también deben llevar el distintivo de la santidad. . . Podemos adquirir la santidad sólo mediante el esfuerzo constante y firme”.

Como miembros de la iglesia testificamos de la santidad del templo y hacemos una invitación formal a todos a prepararse para recibir de sus eternas bendiciones.-

 

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.

danielfernandezg

Latest posts by danielfernandezg (see all)

2 comments on El templo: La Casa del Señor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *