El Elder Christofferson habla sobre cómo se llama a un Nuevo Apóstol y reflexiona sobre élder Scott

traducido por Camila Meza.

FILADELFIA – El fallecimiento de su ex presidente de misión y su colega en el Quórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia SUD es “un momento sagrado” para Élder D. Todd Christofferson.

Élder Richard G. Scott, que falleció recientemente a los 86 años, se convirtió en el presidente de la Misión Argentina  Norte en 1965, donde el élder Christofferson se desempeñaba en ese momento.

“Siempre es enternecedor el ver a alguien al final de su ministerio,” Elder Christofferson dijo, “sean cuales sean las circunstancias, y reflexionar sobre lo que ha significado en los últimos años, la diferencia que ha marcado.

“Se convierte en una especie de momento sagrado, un momento de reflexión,” Elder Christofferson añadió el jueves durante una entrevista con el periódico Deseret News y KSL en Filadelfia, donde participa en Encuentro Mundial de las Familias de la Iglesia Católica.

Elder Scott es el tercer miembro de los Doce en fallecer en los últimos seis meses, desde la última conferencia general de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que se realizó a principios de abril de 2015.

En general, los nuevos apóstoles son llamados en la siguiente conferencia; las próximas sesiones generales se llevarán a cabo el 3 y 4 de Octubre.

Elder Christofferson mencionó “ternura y recuerdos alegres” en cuanto a su relación con el élder Scott y compartió algunos de los pasos que Thomas S. Moson, Presidente de La Iglesia, utiliza para seleccionar nuevos apóstoles. También habló de las mayores responsabilidades a cargo de los restantes nueve miembros de los Doce durante los últimos meses.

Para Elder Christofferson, élder Scott se convirtió en un mentor, y él y su esposa, Jeanene, se convirtieron en pilares durante toda su vida.

“Ella fue una participante activa liderando la misión”, dijo el élder Christofferson, agregando que los Scotts eran modelos de matrimonio y la vida familiar.

“Fue algo único, por decir lo menos, sentarse en ese círculo con él (en los Doce),” dijo el Élder Christofferson de su antiguo presidente de misión.

“Nunca me vi a mí mismo en ese mismo plano, al mismo nivel que Él (Elder Scott),” dijo. “Bromeé que no era justo; Un Presidente de Misión conoce todas las faltas y defectos y debilidades de sus misioneros y misioneras, y los misioneros no conocían ninguno del presidente. Era un poco intimidante de alguna manera, pero los presidentes de misión sienten un amor y  responsabilidad por sus misioneros.

“Sin duda sentí eso de él y Jeanene. No podría haber pedido un afecto, aliento y apoyo mayor al que siempre él me otorgaba. Solía bromear con ellos de que yo todavía estaba bastante en bruto, por lo que mi presidente de misión tenía que seguir manteniendo un ojo sobre mí, así que estábamos en el quórum juntos”.

Refleja con profundidad  las contribuciones Elder de Scott.

“En el caso del élder Scott, miro hacia atrás, por ejemplo, lo que fue su periodo en América Latina y lo que ha significado. Casi nunca voy a ninguna parte de allí, sin encontrar a alguien, muchos, que han sido instruidos por él, que recuerdan algo que él dijo, o un momento en que les enseñó.

“No sé cómo llegó a tantos individuos en tan pocos años, relativamente pocos años, pero ha tenido un efecto que va a bendecir a La Iglesia para las generaciones, un impacto muy, muy profundo que se sentirá a través de  estas personas y las personas que ellos tocan. Así es como el Señor trabajó; Él no tuvo muchas oportunidades para estar junto a grandes grupos. Fue principalmente a través de individuos que trajo a la conversión, que entonces actuaban y tenían su influencia a través de la siguiente generación y así sucesivamente. Ese es el patrón del ministerio de Élder  Scott, y lo veo en otros. Es simplemente un privilegio, francamente, poder tomar un poco de tiempo para sentarse y sentir lo que el Señor ha hecho por medio de un individuo y la gran diferencia que un buen hombre o una buena mujer pueden llegar a hacer”.

El Élder Christofferson dijo que la selección y la convocatoria de nuevos apóstoles para el Quórum de los Doce es la prerrogativa del presidente de la iglesia.

“Sobre el Presidente Monson, yo no sé si esto ha sido siempre el caso, pero su práctica ha sido la de pedir a cada uno de sus consejeros y de los miembros del Quórum de los Doce, el darle nombres que recomendarían a su consideración, no discutir entre sí, pero sólo de forma individual, para darle cualquier nombre o nombres que sientan la impresión de deber observar”, dijo.

“¿Cuál es el proceso que él realiza exactamente?, no estoy seguro. Eso es, de nuevo, algo privado que él persigue. Luego trae, cuando ha tomado su decisión y tuvo la inspiración que necesita, el nombre o nombres al consejo que tenemos de la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles para sostenerlo. Eso conlleva al sostenimiento en la conferencia general”.

Artículo traducido por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *