El director del Coro del Tabernáculo Mormón dirige a un nuevo INESPERADO grupo

El director del Coro del Tabernáculo Mormón Mack Wilberg ha tomado un nuevo grupo de músicos bajo su ala – pero tendrás que visitar la Prisión Estatal de Utah para escucharlos actuar.

Los miembros de la clase vocal avanzada en la Escuela de Música de la prisión Wasatch realizaron dos números bajo la dirección de Wilberg el sábado durante el recital de primavera. No fue sólo una presentación ocasional – Wilberg dijo que tiene la intención de seguir trabajando con el coro de la prisión.

David Aguirre, director de la Wasatch Music School, contactó a Wilberg a principios de este año para preguntar si alguien del Coro del Tabernáculo podría ofrecer una clase magistral para algunos reclusos. Wasatch Music School ofrece una variedad de cursos a los presos, pero es una organización totalmente dirigida por voluntarios. Los instrumentos se obtienen por donación, y algunas clases son impartidas por los propios internos.

Cuando Wilberg ofreció enseñar el taller, Aguirre se sorprendió. Aún más al día siguiente, cuando dijo que Wilberg llamó para preguntar si podía enseñar una clase regularmente.

Wilberg realizó el primer taller en febrero. Dijo que estaba impresionado por el deseo y la dedicación de los internos a aprender a tocar música.

“Al principio estaba un poco nervioso”, dijo. “Yo no sabía qué esperar, pero esa primera vez que … miré a todos estos reclusos – sé que han tenido retos en sus vidas – y verlos juntos [cantando], me conmovió eso”.

Aguirre dijo que a los prisioneros les encanta Wilberg, a pesar de que Wilberg los hace ensayar mucho más de lo que estaban acostumbrados.

Wilberg ha enseñado al coro de los hombres una vez por semana desde la Pascua. No siempre es capaz de hacerlo en persona, y cuando no puede, le asigna la clase a su co-director, Roland Pitt.

Pitt acompañó el coro de Wilberg en el piano durante el recital y cerró el concierto con  la sonata de Moonlight de Ludwig van Beethoven.

Pitt, a quien Wilberg describió como “muy talentoso”, es un preso. También tiene una educación de nivel de doctorado en interpretación de piano clásico, toca el órgano y un bajo de cuerda, y ha tocado el violín en el último año.

El coro, dijo Pitt, ofrece a sus compañeros reclusos una peculiar oportunidad de establecer y trabajar objetivos. Bajo su dirección, el coro de la prisión ya se había establecido – algo que él dijo ayudó a Wilberg a seguir con el grupo.

Pitt decidió enseñar música en la prisión como una manera de compensar sus errores pasados. Dijo que el coro ofrece una salida similar para otros internos.

“Es un programa realmente bueno sentir que están contribuyendo algo a la comunidad”, dijo.

FUENTE: Salt Lake Tribune

 

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *