Por qué dejé de hacer las cosas que mi iglesia esperaba que hiciera