Cuando Presidente Uchtdorf salvó un avión secuestrado por Terroristas (contado por Élder Holland)

Extracto por Hernán Toledo M.


El 17 de diciembre de 1973, el presidente de Lufthansa German Airlines en Frankfurt, Alemania, recibió noticias alarmantes. Cinco terroristas habían secuestrado un avión 737 de Lufthansa en Roma, Italia, y se dirigían a Atenas, Grecia, con los rehenes a bordo. Mientras lo hacían, 32 personas yacían muertas en Roma, y ​​uno de los rehenes ahora en vuelo estuvo cerca de ser muerto por disparos… Con armas de fuego apuntando al piloto y al copiloto y con rehenes temblando de terror, los inestables secuestradores dirigieron una extraña ruta desde Roma a Beirut a Atenas a Damasco y a Kuwait.

En un instante, el presidente de Lufthansa ordenó a un piloto como piloto jefe de flota para esta misión. Con treinta y tres años de edad, Dieter F. Uchtdorf tuvo que tomar un pequeño grupo de personal de emergencia y seguir el avión secuestrado donde los guerrilleros iban. En todos las situaciones posibles él tenía que negociar la liberación del avión, los pilotos y los rehenes. Entonces, cuando todo estubviera bien, tendría que volar en el 737 secuestrado de vuelta a la sede en Frankfurt.

Afortunadamente y sin más derramamiento de sangre, esta misión, como tantas otras en las que él había estado personal y profesionalmente, se llevó a cabo con éxito. Desconocido por él en ese momento, pero era un presagio de sus misiones más importantes, aún por venir.

Preparado para enfrentar los desafíos

Dieter Friedrich Uchtdorf, recién llamado al Quórum de los Doce Apóstoles en octubre de 2004, se ha preparado para enfrentar los desafíos y asumir responsabilidades durante toda su vida. Nacido en Mährisch-Ostrau, Checoslovaquia, el 6 de noviembre de 1940, estaba destinado a ver a cada paso la devastación de la guerra y las personas inocentes que sufren a causa de las decisiones fatídicas de los demás. Su padre, Karl Albert Uchtdorf, fue reclutado en el ejército alemán y fue llevado de inmediato dejando a su esposa y cuatro hijos pequeños. El pequeño Dieter, el más joven de la familia, sólo sabía que su padre estaba en algún lugar en donde no quería estar y que su madre, Hildegard E. Opelt Uchtdorf, era valiente en velar por su pequeña familia mientras la guerra en Europa se arremolinaba a su alrededor.

Con el creciente éxito de los aliados en el oeste y el progreso de las fuerzas de Stalin en el este, Hildegard Uchtdorf quería llegar lo más cerca posible del frente occidental. Así que dejó cada escasa posesión que poseía y, con su pequeña familia, se dirigió a Zwickau, Alemania. Afortunadamente su esposo sobrevivió a la guerra y se unió a ellos en Zwickau, pero era un amargo rival de ambos: nazis y comunistas. El primero ya había sido destruido, pero este último estaba en control de sus vidas como resultado de la división de posguerra de Alemania. Debido a la posición política de Karl, sus vidas estaban en peligro, por lo que la familia, por segunda vez en siete años dejó cada posesión de su propiedad y, a pesar del peligro, se dirigieron a un nuevo refugio en Frankfurt, Alemania Occidental.

De este período élder Uchtdorf ha dicho: “Fuimos refugiados con un futuro incierto. … Jugué en casas bombardeadas y crecí con las siempre presentes consecuencias de una guerra perdida y la conciencia de que mi país había infligido un dolor terrible en muchas naciones durante la horrorosa Segunda Guerra Mundial. ” La familia tenía todas las razones para estar llena de desesperación y miedo.

Pero, como dijo una vez el presidente Gordon B. Hinckley durante otra época del conflicto internacional, existe un “hilo de plata” que puede funcionar “a través de la tapicería oscura de la guerra.” Y así lo fue para los Uchtdorf. Mientras tanto, en Zwickau encontraron el evangelio de Jesucristo. En su primer mensaje después de ser llamado al Quórum de los Doce Apóstoles, el élder Uchtdorf expresó su gratitud por ese regalo.

“Después de la Segunda Guerra Mundial”, dijo, “mi abuela estaba de pie en la fila para la comida cuando una hermana soltera anciana sin familia propia la invitó a la reunión sacramental. … Mi abuela y mis padres aceptaron la invitación. Se fueron a la iglesia, sintieron el Espíritu, fueron levantados por la amabilidad de los miembros, y fueron edificados por los himnos de la Restauración. … ¡Cuán agradecido estoy por una abuela espiritualmente sensible, la enseñanza de mis padres, y una sabia, de pelo blanco, hermana soltera, anciana que tuvo la dulce osadía de llegar y seguir el ejemplo del Salvador al invitarnos a “venir y ver” (ver Juan 1:39).”

Fue en esos años de juventud que su amor por volar “tomó vuelo”, por así decirlo. Aproximadamente a los 14 años comenzó a montar su bicicleta hasta el aeropuerto de Frankfurt, donde iba a mirar con asombro los aviones. De vez en cuando, con algo de indulgencia del personal que reparaba los aviones, se subía a mirar en la cabina del piloto y soñaba con el día en que pudiera volar en libertad por los cielos. Poco sabía que acabaría por dominar el manejo de una docena de aviones, incluyendo el Boeing 747, tal vez el más fácilmente reconocible avión de pasajeros del mundo. Además, él no sabía entonces que sería tal vez el piloto comercial más fácilmente reconocido y honrado, después de caminar a través de las puertas del mismo aeropuerto cuando era un niño…

En 1970, a los 29 años, Dieter Uchtdorf se hizo capitán en Lufthansa, un rango que una vez dijo que nunca podría alcanzar hasta el final de su carrera. Luego, en una subida bastante meteórica fue hecho Gerente de la flota 737 (1972), director de la escuela de formación de Arizona (1975), piloto jefe y jefe de tripulación de cabina (1980), y finalmente Vicepresidente Senior de Operaciones de Vuelo ( 1982).

En medio de este rápido ascenso y la creciente responsabilidad, Dieter Uchtdorf fue llamado a ser el presidente de la Estaca Frankfurt Alemania, y luego como presidente de la Estaca Mannheim Alemania, y finalmente Autoridad General, llamada al Segundo Quórum de los Setenta en 1994.

Harriet Uchtdorf

Uno no puede hablar de Dieter sin hablar de su esposa, Harriet. Un viejo amigo y hermano de la Iglesia,Hanno Luschin dice: “A pesar de su reconocimiento profesional y sus variados llamamientos en la Iglesia, una gran parte de su éxito en la vida es la calidad de su matrimonio, que se expresa en su lealtad absoluta a Harriet y el apoyo indefectible de ella hacia él.”

“Ella es el sol de mi vida”, élder Uchtdorf dice con una sonrisa.

“Sí, y en ocasiones su tormenta también”, Harriet se ríe. Están tan visiblemente enamorados el uno del otro que es una alegría estar en su presencia.

…”Se lo debo todo al evangelio de Jesucristo”, comenta Harriet.


Fortalecidos por el Evangelio

El hijo mayor de Uchtdorf, Guido, recuerda una frase alemana que su padre utilizaba a menudo cuando había un problema o una dificultad en su vida. “Man könnte sich darüber ärgern, aber man ist nicht verpflichtet dazu”, solía decir, lo que significa más o menos traducido, “Usted podría enojarse por esto, pero no está obligado.” Dieter Uchtdorf siente que con el dominio y auto- control, con el evangelio de Jesucristo y el poder en el sacerdocio, nadie tiene que ser víctima de las circunstancias. Cosas terribles pueden suceder y ocurrir en la vida (y han ocurrido en el caso de Dieter), pero con nuestra mano en la mano de Dios, todavía podemos trazar un camino que nos hará libres, que a la larga traerá triunfo. Se requiere coraje, paciencia, optimismo y fe en Dios, pero las cosas pueden salir bien si permanecemos en la tarea y mantenemos el control.

Fuente LDS.org

Artículo elaborado por Hernán Toledo M., miembro de La Iglesia, Ingeniero Industrial. Apasionado de las letras y las artes. Con interés en enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión, Maestro de Seminario, entre otros.

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión y de Seminario, Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Administrador Sala de Prensa para La Iglesia en el Área Sudamérica Sur.

3 comments on Cuando Presidente Uchtdorf salvó un avión secuestrado por Terroristas (contado por Élder Holland)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *