Cómo Discursar como un Apóstol

traducido por Camila Meza.

Discursar como un Apóstol

La Primera Presidencia, el Quórum de los Doce Apóstoles, y otros líderes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tienen una larga lista de responsabilidades. Entre las más importantes está el deber de testificar de Jesucristo como el Redentor del mundo.

Esto implica una gran cantidad de ocasiones para hablar en público, y con tantos discursos realizados en sus llamamientos, los líderes de la Iglesia han aprendido cómo dar sinceros, agradables, y memorables discursos. Aquí hay algunos puntos que podemos aprender de los líderes de la Iglesia sobre la manera de dar un excelente discurso sobre un tema del Evangelio.

  1. Llegar a las cosas buenas rápidamente

Hablar en público puede ser difícil, y muchas personas no saben cómo empezar. Una breve revisión de los discursos de las conferencias generales revela que, en general, la mejor política es llegar directamente al grano.

Los discursantes rara vez se presentan, cuentan la historia de la forma en que fueron asignados a hablar, o hacen chistes sobre lo mucho que no les gusta hablar. En abril de 2007, el élder Dallin H. Oaks, comenzó su charla diciendo simplemente: “Recibí la impresión de hablar sobre el divorcio”.

En algunas instancias, los oradores en la conferencia general salen de su transcripción para comentar sobre algo que haya sucedido previamente, pero esos comentarios son siempre breves, seguido de una apertura fuerte. (Escuche, por ejemplo, al Elder Jeffrey R. Holland, “Merced, Justicia y Amor“).

  1. Enseñe a través de historias

El Salvador enseñó a menudo en parábolas, las cuales son historias con un significado simbólico que enseñan ciertos principios. Los líderes de la Iglesia a menudo hacen lo mismo. Por ejemplo, el presidente Dieter F. Uchtdorf usó la historia del pueblo Potemkin en su discurso de 2015 “El ser genuino” para enseñar la importancia de ser auténtico. Élder D. Todd Christofferson compartió una historia acerca de un pastor luterano alemán que también enseñó la doctrina de la familia en su discurso “El por qué del matrimonio, el por qué de la familia.” Estas historias no necesitan ser personales, sino que debe ser memorables y ricas en significados.

  1. Compartir historias personales

El presidente Thomas S. Monson es bien conocido por el uso de historias personales en sus discursos, pero estas historias siempre sirven para enseñar un principio. Los ejemplos personales son herramientas poderosas, ya que le permiten al orador dar testimonio personal acerca de las cosas que él o ella ha visto y oído.

La enseñanza de Elder Russell M. Nelson sobre el día de reposo se hizo más potente cuando dijo:

“Descubrí la delicia del día de reposo por primera vez hace muchos años cuando, al ser un cirujano muy ocupado, sabía que el día de reposo era un día de sanación personal. Al final de cada semana tenía las manos irritadas de tanto restregarlas con jabón, agua y un cepillo de cerdas duras; y también necesitaba tomarme un descanso de la presión de una profesión tan exigente. El domingo me brindaba ese alivio tan necesario.”

El discurso del Elder H. Brent Nielson “A la espera del (hijo) pródigo”, es otro poderoso ejemplo de la experiencia personal. Una historia sobre Elder Nielson y su familia impulsa la narrativa del discurso mientras enseña sobre el apoyo a los miembros de su familia que estén menos activos.

  1. Ayude a sus oyentes a interiorizar la verdad

Según sea apropiado, hablar directamente a sus oyentes e invitarles a participar en lo que está diciendo puede ser una poderosa herramienta de enseñanza y testimonio. Elder M. Russell Ballard invitó a los jóvenes adultos a poner especial atención cuando habló en la sesión del sacerdocio de la conferencia general de abril de 2015. En “La generación más grandiosa de jóvenes adultos“, dijo:

“…quisiera que aquellos que se estén preparando para servir en una misión, los que ya hayan regresado y todos los jóvenes adultos pasen unos minutos conmigo como si estuviéramos teniendo una video charla personal en este momento. Mírenme durante unos minutos como si ustedes y yo fuéramos los únicos en la sala o el cuarto donde se hallan esta noche.”

La hermana Romero Wixom también invitó a la participación del público cuando les pidió a todas las mujeres presentes a cantar “Hazme andar en la luz” juntas durante su discurso de “El guardar convenios nos protege, nos prepara y nos inviste con poder.” Invitar a su audiencia a participar en su discurso, literalmente o mentalmente, les ayudará a recordar lo que han aprendido.

  1. Testifiquen de Cristo

No importa cuál sea el tema asignado, todo en la Iglesia debe llevar al Evangelio de Jesucristo. Testificar de Cristo como el Salvador del mundo y de la realidad de su expiación. También puede vincular adecuadamente el tema asignado a la misión de Jesucristo en este testimonio.

Por ejemplo, en su discurso de la superación de miedo, el élder David A. Bednar dijo, “Amo y venero al Señor. Su poder y paz son reales. Él es nuestro Redentor y testifico que Él vive; y gracias a Él, nuestro corazón ya no tiene por qué turbarse ni tener miedo (véase Juan 14:27), y seremos bendecidos para calmar nuestros temores. De ello doy testimonio, en el sagrado y santo nombre del Señor Jesucristo”.

Elder Robert D. Hales del mismo modo testificó de la relación de Cristo con la libertad religiosa. Él dijo: ” Dejo mi testimonio especial, en este especial día de Pascua, que Jesucristo utilizó Su albedrío para hacer la voluntad de nuestro Padre Celestial. De nuestro Salvador, cantamos: “Su vida libremente dio; Su sangre derramó”. Y porque Él lo hizo, tenemos la inestimable oportunidad de “escoger la libertad y la vida eterna” mediante el poder y las bendiciones de Su Expiación”.

Si deseas recibir más tips útiles, suscríbete a nuestro boletín AQUÍ.

Y te invitamos a navegar por nuestro Blog. Quizás te interese leer: Millonario deja sus riquezas para ser Líder en La Iglesia.

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión, de Seminario, y Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Director Sala de Prensa para La Iglesia en Chile, Área Sudamérica Sur

1 comment on Cómo Discursar como un Apóstol

  1. muchas gracias hermano por compartir estas riquezas del evangelio que la experiencia y el estudio , la meditacion y la observación que nuestro padre celestial le ha conferido y usted tiene a bien de compartir , de verdad muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *