“Cenicienta” Mormona visita las Víctimas de las inundaciones del Huracán Harvey

Mary Mecham luce grandiosa como Cenicienta con su vestido azul, collar de perlas y guantes. Pero lejos de asistir a bailes y viajar en una calabaza, Mecham tenía algo mucho más importante que hacer.

“Fui a 15 refugios diferentes y traté de animar a los niños”, dijo. “Si acaban de perder sus hogares, entonces probablemente podrían usar un poco de magia, ¿verdad?”

Nativa de Houston y miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Mecham quería ayudar a socorrer después del huracán Harvey después que la tormenta tropical dejara 40 a 52 pulgadas de agua en el sureste de Texas y Luisiana. El único problema era que no estaba muy segura de cómo hacerlo.

“Mucha gente tenía camiones, tenían barcos, y ellos iban a rescatar a la gente”, dijo. “No tengo un camión, no tengo un barco y estaba tratando de averiguar…’¿Que puedo hacer?’ Todos los refugios ya tenían tantas donaciones. Cuando fui y dejé las donaciones, sentí que no estaba haciendo ninguna adiferencia en ninguna parte. ”

La madre de dos también notó que los niños en los refugios parecían asustados y confundidos.

“Todos los chicos estaban un poco tristes. . . y ninguno de ellos realmente se movía de sus colchonetas porque estaban en un lugar desconocido y no sabían qué hacer “, dijo.

Y entonces Mary pensó que podía animarlos. Trabajó a tiempo parcial para una empresa que organiza fiestas de cumpleaños para niñas, Mary fue capaz de pedir prestado un traje de la princesa de su empleador. Mientras iba a diferentes refugios, Mary ofreció abrazos y posó para fotos con todos los niños que quisieran una.

“Simplemente pensaron que era lo mejor del mundo”, dijo Mary.

Las visitas no terminaron allí, sin embargo. Mary también cantó canciones, leyó libros y les enseño a como ser una princesa a las niñas en el refugio. El giro adecuado, como saludar con la mano, y un desfile de la princesa eran también una parte de la agenda.

Mary guardó su traje de Cenicienta cuando los ocupantes del refugio fueron trasladados o llevados a familias de acogida. Pero la experiencia le dio una nueva perspectiva sobre lo que significa servir a los demás, dijo.

“Mi familia no tuvo que evacuar”, dijo Mary. “Sería muy, muy fácil para nosotros simplemente estar en nuestra burbuja y pensar, ‘Oh, bueno, ya sabes, está bien, en ninguna parte de aquí está inundado. Nadie necesita mi ayuda.

“El ir y ver a estos niños pequeños. . . Fue un abrir y cerrar los ojos para mí que no importa lo bien que yo esté, siempre hay alguien que podría necesitar ayuda”.

Fuente: Deseret

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión, de Seminario, y Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Director Sala de Prensa para La Iglesia en Chile, Área Sudamérica Sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *