Un atributo Celestial para un matrimonio feliz

Lo siguiente proviene de la nueva serie de Wallace Goddard, Descubrimientos: Verdades esenciales para las relaciones. 

El maestro le preguntó a los sumos sacerdotes: “¿Qué consejo tienen para un matrimonio exitoso?” La clase respondió alegremente.

“Nunca se duerman enojados”.

“Hay dos palabras claves para un matrimonio feliz: Sí, querida “.

“Nunca deberías pelear ni discutir”.

Sí. No hay lugar como la reunión del sacerdocio para obtener consejos terrible para el matrimonio.

La investigación dice que hay una cosa que importa más en el matrimonio: la positividad. Para ser más específico, un matrimonio saludable necesita cinco positivos para cada negativo: una preponderancia de palabras y hechos amables. Todas las diferentes clases de relaciones pueden florecer cuando los socios ven y se detienen en lo bueno.

Pero hay más. Sandra Murray es una destacada psicóloga y investigadora de relaciones que descubrió que, en los matrimonios más felices, los socios ven las cualidades que nadie más ve, ni siquiera los mejores amigos y miembros de la familia de por vida. Ella llama estas ilusiones positivas.

Pero tal vez estas cualidades no son realmente ilusiones. Tal vez en los matrimonios felices, los compañeros ven profundamente el interior del alma del otro. Tal vez vean bondad que sólo se puede discernir a través de los ojos de amor.

Creo que el Señor llama a este “conocimiento puro”. Él recomienda que nos influenciemos mutuamente “por bondad y por conocimiento puro, lo cual engrandecerá en gran manera el alma sin hipocresía y sin malicia” (DyC 121: 42).

Cuando nuestras percepciones del uno al otro son filtradas de impurezas terrenales, entonces vemos con una visión Celestial y es más probable que amemos con amor Celestial. Ya no somos culpables de la hipocresía de ver las faltas en nuestros compañeros, ignorando nuestras propias debilidades y locura.

Mientras que la ciencia recomienda un énfasis en los positivos, Dios recomienda una panacea para las relaciones: la caridad. No hay nada que refuerce las relaciones como la generosidad del espíritu que nos hace ver el bien en las personas y ofrecer compasión por sus luchas. Esta es la manera en que Jesús nos ve (¿y dónde estaríamos sin eso?). Es la manera en que Él nos invita a vernos.

Entiendo que la mayoría de los miembros de nuestro grupo de sumo sacerdote saben poco sobre la investigación sobre el matrimonio. Pero me sorprende que no busquemos más respuestas al evangelio. ¿No nos enseña el Evangelio de Jesucristo cómo vivir juntos con el amor?

Después de escuchar muchas respuestas fuertemente expresadas a la pregunta del matrimonio feliz, el maestro observó: “No hay una sola respuesta. Cada relación es diferente”.

Estoy en desacuerdo. Hay una respuesta. Es la disposición a ver, sentir y actuar como Jesús vería, sentiría y actuaría. Se llama caridad

¿Cómo conseguimos la caridad? Ningún espectáculo nos llevará allí. Ningún suplemento nutricional puede proporcionarlo. Sólo hay una fuente para este precioso regalo. “Pedid al Padre con toda la energía de vuestros corazones, que seáis llenos de este amor que él ha otorgado a todos los que son discípulos verdaderos de su Hijo Jesucristo; para que lleguéis a ser hijos de Dios”(Moroni 7:48).

No podemos crear la caridad en nosotros mismos. Podemos hacernos humildes. Podemos retener la impaciencia y el juicio. Podemos sentir compasión por los demás. Entonces debemos invocar a Dios “con toda la energía del corazón” por el regalo Celestial que sólo Él puede dar.

La caridad es el don que cambia todo, especialmente en el matrimonio.

Fuente: LDSmag

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *