¿Abortar es un derecho de la madre?

por N. Heather

El aborto es considerado por los mormones como un gran mal en este mundo y como derramamiento de sangre inocente. Los líderes de la Iglesia lo han condenado, excepto en casos muy extremos, tales como violación, incesto o peligro para la vida de la madre, pero aún esos casos se deben considerar muy seriamente y en oración. Cuando una mujer, o aun una niña queda embarazada como resultado de violación o incesto, ella realmente no tiene otra opción en el asunto. Una mujer que se involucra en relaciones sexuales por elección, sabe el riesgo que corre.

Uno de nuestros líderes de la iglesia, el élder Russell M. Nelson es un médico. En un mensaje que él compartió, se mencionó una estadística sobre cuántos abortos son sólo para la conveniencia de una mujer – más del 97%. Menos del 3% se realizan por las razones raras de violación e incesto. Desde la perspectiva de un médico, él explica la agonía de los médicos cuando sufren la pérdida de un paciente; sin embargo, la gente da poca consideración a una vida que acaba de empezar.

Creemos en el derecho de la mujer a tomar decisiones, pero también creemos que uno debe aceptar las consecuencias de sus acciones. Esta es una de las razones por las que tomamos la Ley de Castidad tan en serio. En el caso de asesinato, usted está tomando la vida de otro. Con las relaciones sexuales prematrimoniales, usted está corriendo el riesgo de crear una vida en el momento equivocado y ello posiblemente conducirá al grave pecado del aborto. A aquellos que no están preparados para la paternidad, se les recomienda encarecidamente que entreguen al bebé en adopción, dándole a otra pareja la oportunidad de ser padres.

Incluso a las parejas casadas a menudo se les aconseja tener un aborto debido a posibles defectos que el bebé podría tener por la edad de la madre, problemas con embarazos anteriores, la pobreza y por otras razones. También rechazamos estas justificaciones ya que en este mundo y su historia se habría puesto fin a la vida de muchas personas sobresalientes, a instancias de un médico. Como señaló el élder Nelson, muy probablemente se lo habrían recomendado a la madre de Beethoven. Él declaró:

Ella tenía más edad de la normal para tener hijos. Informó a su médico que su esposo era un alcohólico con una infección sifilítica. Uno de sus hijos había nacido muerto. Otro niño era ciego. Otro tenía tuberculosis. Su familia tenía una historia de sordera. Por último, confesó que estaba viviendo en abyecta pobreza. Si esta situación histórica real se planteara hoy en día, muchos recomendarían el aborto. El niño nacido de ese embarazo se convirtió en el famoso compositor Ludwig van Beethoven.

Así que abortar no es un derecho de la madre. No importa con qué desafíos pueda nacer un niño, creemos que es un hijo de Dios y de gran valor. La vida de un niño está en manos de nuestro Padre Celestial y Él nos ayudará a nosotros y a nuestros hijos a través de nuestras aflicciones.

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, MBA, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto, de Seminario, y Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Director Sala de Prensa para La Iglesia en Chile, Área Sudamérica Sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *