7 recuerdos inolvidables de nuestro difunto amado profeta Thomas S. Monson

Thomas S. Monson era conocido por su humor, inteligencia y fuerte testimonio de Cristo. Predicó el arrepentimiento, el perdón y el amor a todos los que lo escucharon. Falleció el martes 2 de enero y lo extrañaremos muchísimo. Estos son algunos de nuestros momentos favoritos de su época como profeta de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Thomas “Tommy” Spencer Monson nació el 21 de agosto de 1927 en Salt Lake City. Se casó con Frances Johnson en octubre de 1948 y se convirtieron en padres de tres hijos. Sirvió como obispo, presidente de misión, apóstol y profeta.

El presidente Monson tuvo algunos momentos memorables, divertidos y conmovedores como el profeta. Aquí hay algunos que recordaremos con cariño:

1. Cuando movió los oídos en conferencia.
Los asistentes a la sesión del sacerdocio de abril de 2008 se rieron junto con el presidente Monson cuando contó la historia del niño al que movió los oídos en una conferencia de estaca, una acción que repitió desde el púlpito y que provocó muchas sonrisas. Míra la historia aquí.

2. Cuando contó la historia de cómo accidentalmente prendió fuego a un campo.
En la conferencia general de abril de 2013, el presidente Monson contó una historia de cuando, de niño, él y un amigo pensaron que la forma más efectiva de deshacerse de las malezas sería quemarlas, usando fósforos con los que tenían prohibido jugar. Luego contó que las cosas no funcionaron de acuerdo con el plan, un punto enfatizado por las expresiones faciales del presidente Monson y sus ocasionales anotaciones mientras contaba la historia. Siempre recordaremos su humor y sabiduría al compartir estas memorables analogías de su propia vida. Ese discurso se encuentra aquí.

3. Cuando anunció el cambio de la edad de los misioneros en la conferencia de octubre de 2012.
Los gritos de asombro escuchados en todo el mundo fueron ensordecedores cuando el presidente Monson declaró cambios en los requisitos de la edad del misionero, reduciendo la edad de servicio de 19 a 18 años para los hombres jóvenes y de 21 a 19 años para las mujeres jóvenes. (Mire a partir de las 4:30 en el video siguiente para saltar directamente al anuncio).

4. Cuando visitó a 84 viudas como un joven obispo.
Siempre un ejemplo de buscar uno y cuidar a los necesitados, recordaremos con cariño las historias de un joven obispo Monson que trae buena alegría a todas y cada una de las 84 viudas en su barrio.

 

Image title

Foto de KSL

5. Cuando anunció la construcción del Templo del Centro de la Ciudad de Provo.
Después de que el Tabernáculo Provo de 112 años se incendió en diciembre de 2010, una de las últimas cosas que los miembros de la Iglesia esperaban escuchar fue que el caparazón quemado se convertiría en el exterior del nuevo templo. ¡Pero eso es exactamente lo que el Presidente Monson anunció en la conferencia general de octubre de 2011, para gran entusiasmo de todos!

6. Cuando compartió la historia de “Las bolitas de Felta”.
En su discurso de octubre de 2009, compartió su amor por el servicio al contar la historia de los niños de la Primaria que le enviaron sus actos de servicio grabados en varias formas, incluido uno que envió un frasco de “bolitas de felpa”. Siempre recordaremos su amor por el servicio y su aliento para que cada uno de nosotros mire fuera de nosotros mismos y “rescate” a los necesitados.

7. Cuando se hizo amigo de un niño en una conferencia.
Al final de la conferencia de octubre de 2013, cuando se iba, el Presidente Monson inesperadamente se detuvo para estrechar la mano de un joven de la audiencia y hablar con él brevemente. Siempre recordaremos su amor y consideración por los niños pequeños.

Image title

También recordaremos los 21 templos que el Presidente Monson dedicó durante su servicio en la Iglesia:

Image title

Imagen de Mormon Newsroom

 

 

 

 

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *