5 Razones para Hacer Sellamientos siendo Soltero

Nunca he estado casada, y solo comencé a asistir a las sesiones de sellamiento porque me asignaron como obrera del templo. Muchas personas solteras encuentran que hacer sellamientos es incómodo, posiblemente porque el otro participante suele tener una generación o dos más. Una cosa que ayuda a aliviar esa incomodidad (para mí, de todos modos) es recordar que estás actuando en nombre de otra persona. Esperemos que esta lista ayude a todos ustedes solteros a apreciar la oportunidad de participar en sesiones de sellamiento una vez que hayan sido investidos.

Son más cortas
Una sesión de investidura dura aproximadamente dos horas desde el momento en que escanean tu recomendación hasta el momento en que sales del salón celestial, sin contar el tiempo para llegar al templo. No es excusa para nadie, pero somos una generación ocupada y no siempre tenemos 120 minutos libres. Sin embargo, a diferencia de una sesión de investidura, no tienes que estar presente cuando comienza la sesión de sellamiento y muchos templos te permitirán reflexionar en el salón celestial después de la sesión si eso es algo que te interesa.

A veces, el sellador te cuenta historias
A veces, esas historias se cuentan al grupo que se ha reunido para actuar como representantes. Entre las ordenanzas, algunos selladores compartirán fragmentos de sabiduría de las décadas que han pasado estudiando y viviendo el Evangelio, y la mayoría de ellos les encantaría que aprendieran de su experiencia. A veces, si les dices que estás soltero, te darán un nombre o dos de otros solteros que conozcan. Y, tal vez sea solo yo, pero me encanta una buena historia de “el sellador trató de conseguirme una cita. (Tengo uno que ha estado intentando incansablemente desde noviembre de 2012, así que tengo mucho que compartir).

Es una buena revisión de otros convenios
Si escuchas, realmente escuchas y meditas las palabras que se dicen, puedes obtener una comprensión más profunda de las promesas hechas por ti y por el Señor en otro lugar del templo. Del mismo modo que centrarse en las palabras de las oraciones sacramentales puede ayudarte a recordar los convenios que hiciste en el bautismo, concentrarse en las palabras de la ordenanza de sellamiento puede ayudarte a recordar los convenios que hiciste al recibir su propia investidura.

Han estado esperando incluso más que tu.
Algunas personas solteras evitan las sesiones de sellamiento porque pueden sentirse como una bofetada en la cara o una puñalada en la espalda, recordándoles algo que todavía están esperando. Una cosa que me ayudó es recordar lo más importante: estoy actuando en nombre de otra mujer. Puede que no tenga idea de cuánto tiempo ha estado esperando a que comience su matrimonio eterno, pero estoy segura de que ha estado esperando más tiempo que el yo he estado esperando para que empiece el mío. Si eres un millennial, has estado esperando menos de tres décadas completas. Algunas de estas parejas han estado esperando más de tres siglos.

Puedes dar más de lo que tienes
Piénsalo. José Smith enseñó que cuando hacemos la obra en el templo por los muertos, nos convertimos “como salvadores en el Monte Sión” (vea el capítulo 41 en las Enseñanzas de los Presidentes: José Smith) Todas las otras ordenanzas las debes recibir por ti mismo antes de puedas recibirlos en nombre de otra persona. Pero la ordenanza de sellamiento es diferente. Puede servir simulando un cónyuge sin haber sido cónyuge tú mismo. Puedes ser parte de los medios por los cuales alguien está sellado a alguien a quien ama por toda la eternidad. Esa bendició, que estoy seguro que te gustaría tener en tu propia vida, es una que puedes ayudar a otros obtener.

Y, aquí hay una razón extra para hacer sellamientos ya sea que seas soltero o no: piensa en cuánto amor esas personas tendrán por ti. Suponiendo que hayan aceptado todo el trabajo realizado en su nombre, estarán eternamente agradecidos por el tiempo que pasaron ayudándolos. Por lo tanto, cuando te sientas mal y desilusionado, tal vez no apreciado, recuerda a todas las personas que han aceptado el trabajo que has hecho en su nombre. Quieren que vayas al reino celestial para que puedan agradecerte personalmente por el mayor regalo de todos: la oportunidad de estar con su familia para siempre.

 

 

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *