5 Formas de Traer Paz a la Reunión Sacramental

Recientemente me senté en la iglesia con mi hija en mi regazo y mi esposo a mi lado. Yo vivo a unas pocos kilómetros al suroeste de Salt Lake City. Las casas en Utah están apareciendo donde haya tierra de sobra. Las familias diseñan hermosas casas y se mudan a ellas a un ritmo rápido. Con tantos hogares nuevos, los barrios familiares están empezando a ver una gran afluencia de miembros. En un domingo normal, nuestro barrio está repleto de miembros hasta la parte trasera del salón cultural. No hay hueco donde los recién llegados no se cuelen para sentarse; se siente como el nivel de asistencia a la conferencia de estaca semanalmente. Con tanta gente, el nivel de ruido obviamente será más de lo habitual. Cuando se repartía la Santa Cena, una niña aprovechó que su madre estaba concentrada en otro lado y corrió por el pasillo, hasta el púlpito y bajó por el otro pasillo. Unos momentos más tarde, otro niño corrió detrás del último banco riendo y gritando de alegría. Cuando la administración de la Santa Cena terminó, el nivel de ruido aumentó unas 10 veces más fuerte de lo que ya era.

Se ha convertido en un problema en nuestro barrio que nuestro obispo ha tenido que pedir a los niños de primaria que se pongan de pie junto al púlpito con los brazos cruzados para demostrar reverencia en la capilla antes de que comience la reunión sacramental. La primera vez que vi a niños que se paraban en el estrado con el obispado, rápidamente me di cuenta de lo que nuestro obispo estaba tratando de lograr. Sin embargo, cuando me instalé en un banco con mi familia, eché un vistazo alrededor para ver si los niños tenían algún efecto en el comportamiento de las familia en el barrio. Me sorprendió que todos todavía trataran el salón sacramental como una escapada social. Esos niños en el estrado apenas se notaban y parecían desvanecerse en el fondo.

Recientemente, mi suegro fue ordenado Obispo en su barrio. Tuve algo de tiempo para hablar con él y le pregunté qué quería lograr en su nuevo llamamiento. Humildemente habló sobre varias ideas que tenía para continuar fortaleciendo a su barrio. Una de ellas me dejó reevaluando mi dedicación a la Santa Cena.

Dijo que le gustaría ver el salón sacramental tratado con más respeto. Dijo que el salón sacramental se trata como si fuera el salón cultural en lugar de la sala de ordenanzas sagradas que es. Sala de ordenanzas? Pensé. Entonces, de repente, me di cuenta de que el salón sacramental es una sala sagrada en la que participamos en una ordenanza.

¿Tratamos la ordenanza de participar de la Santa Cena con la misma naturaleza sagrada que hacemos las ordenanzas bautismales y del templo? ¿Ingresamos al salón sacramental para socializar o para preparar en silencio nuestros corazones para la ordenanza que estamos a punto de participar?

Mi suegro continuó hablando sobre el simbolismo de la Santa Cena. Reiteró que simbólicamente participamos del cuerpo y la sangre del Salvador cada domingo. El pan partido representa su cuerpo en la cruz. El agua es una representación de la sangre que derramó para la remisión de nuestros pecados.

Al participar de la Santa Cena, renovamos nuestros convenios bautismales. Cuando fuimos bautizados, hicimos un convenio de llorar con aquellos que lloran, consolar a aquellos que necesitan consuelo y ser un testigo de Dios donde sea que vayamos (Mosíah 18:9).

Sabiendo la naturaleza sagrada de la Santa Cena, ¿cómo debemos actuar en un salón que prepara el cuerpo simbólico y la sangre de Cristo cada semana? La respuesta parece obvia, ¿no?

Cuando ingresamos al templo, hablamos en voz baja y tomamos el tiempo para meditar y orar. ¿Qué pasaría con nuestras reuniones sacramentales si actuamos en una naturaleza similar? Estoy seguro de que varios de ustedes están leyendo esto y poniendo los ojos en blanco al pensar que yo no debo tener hijos.

En primer lugar, sí tengo. Tengo una hermosa niña que recientemente ha encontrado su voz y le encanta usarla en voz alta. En segundo lugar, he sido profesora de primer grado durante cuatro años. Tengo una amplia experiencia tratando de disputar a 25 estudiantes de primer grado para enseñarles habilidades académicas durante siete horas al día, cinco días a la semana. Por lo tanto, sé de primera mano cuán agotador puede ser esperar que los niños se sienten en silencio y aprendan. También sé que es diferente cuando son sus propios hijos disputan; ellos tienden a saber cómo presionar tus botones y poner a prueba tus límites.

Sin embargo, es posible tener paz mientras se está sentado en la reunión sacramental con los niños. Incluso si no tiene hijos, puede ser fácil distraerse con nuestros dispositivos electrónicos. Una mirada rápida hacia abajo y su atención se centra en algo menos importante.

Aquí hay cinco ideas de cómo lograr la paz en la reunión sacramental.

1. Sé un ejemplo de los creyentes.

Crear paz en la Santa Cena puede comenzar con nuestro propio ejemplo. ¿Qué ejemplo establecemos para nuestros compañeros y nuestros hijos durante la iglesia? ¿Estamos sentados con nuestros teléfonos durante toda la reunión? ¿Entramos en la capilla con reverencia o saludando en voz alta a nuestros amigos?
1 Timoteo 4:12 declara, “[…] sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, en conducta, en amor, en espíritu, en fe y en pureza”. Entonces, ¿qué aspecto tiene un creyente? Cuando me imagino a alguien que es creyente, veo varias personas diferentes en mi cabeza. Algunos están cantando en voz alta, otros están estudiando tranquilamente el himno. Algunos creyentes se cuelan por la espalda, mientras que a otros les gusta sentarse al frente. No hay una sola manera correcta de ser alguien que cree en el evangelio. ¡Piensa en lo que ves por ti mismo y conviértete en el creyente que quieres ser!

Cuando te imaginas a ti mismo como un creyente, ¿a qué te pareces? ¿Cómo actúa un creyente en una reunión sacramental? Hacer referencia a la Escritura anterior es una buena fuente de reflexión si tienes problemas para pintar la imagen de un creyente en tu mente.

2. Prepárate durante la semana.

Haz las pequeñas cosas a lo largo de la semana para traer el espíritu a su vida todos los días. Arrodíllate cuando ores, estudia las Escrituras sobre la Santa Cena, la Expiación y el Salvador. Sé que todos tienen una relación diferente con nuestro Padre Celestial, y todos llevan el espíritu a su hogar de diferentes maneras. Cómo te preparas para la Santa Cena es una elección personal. Simplemente determina las maneras en que sientes el espíritu y dedica tiempo cada día para invitar al espíritu a residir contigo en preparación para el domingo.

3. Enseña a los niños.

La Santa Cena puede hablarse y enseñarse en nuestros hogares durante la semana previa a la reunión sacramental. Los niños son increíbles en la comprensión de conceptos que a menudo creemos que son incapaces de captar.

Toma el tiempo para enseñarles sobre nuestro Salvador Jesucristo y cómo la Santa Cena es un tiempo para pensar en Él y recordarlo. Es bueno tener expectativas y límites para los niños al ingresar a un lugar nuevo. Cuando llevas a tus hijos a la casa de alguien, generalmente tienen expectativas de cómo deben actuar. ¿Permitirías que tus hijos corrieran gritando por la casa de un amigo? También puedes acercarte al edificio de la iglesia con expectativas. Enseña a tus hijos que el edificio de la iglesia es uno de los hogares de nuestro Padre Celestial para que sus hijos vengan y hablen con Él y aprendan acerca de él. Enséñales sobre el Espíritu Santo y que el Espíritu Santo necesita un lugar tranquilo y reverente para enseñarnos.

A los niños a menudo se les dicen ciertas órdenes, “¡Silencio!”, O “¡Escuchen!”. ¿Saben realmente lo que es sentarse en silencio? ¿Saben lo que es escuchar? Debemos enseñarles cómo hacer estas cosas y por qué es importante actuar de cierta manera en la capilla. Puedes enseñarles con el ejemplo y teniendo una discusión familiar al respecto. Podrías representar lo que parece hacerlo de la manera correcta y lo que parece hacerlo de la manera incorrecta. Bríndeles actividades silenciosas que traerán el Espíritu a sus pequeñas almas dulces. Dediquen una noche de hogar a las actividades de intercambio de ideas que puedan hacer y luego hagan juntos los conjuntos de actividades sacramentales como una familia.

Sobre todo, recuerda que lo estás haciendo maravilloso y, a veces, a pesar de tus mejores esfuerzos, los niños luchan con las expectativas.

4. Guarde los aparatos electrónicos.

Tengo la horrible costumbre de tener mi teléfono en la iglesia. Lo saco con la intención de obtener mis escrituras. Demasiado pronto mi hábito nervioso de tener que mirar una pantalla pequeña y acechar las vidas de otras personas tiende a tomar el control y me encuentro en las redes sociales. Lo racionalizo y pienso: todavía estoy escuchando. Luego levanto la vista y me doy cuenta de que ha comenzado otro orador y ni siquiera he escuchado de qué se trataba su tema.
Trata de llevar tus escrituras reales a la iglesia una semana. Busca cosas, destaca, toma notas o simplemente sosténlas en tu regazo y sienta que el peso de las palabras se filtra a través de las páginas. Esas escrituras fueron escritas, transcritas y preparadas para nuestro uso. Sé que las mías han comenzado a acumular mucho polvo recientemente porque solo he estado leyendo mis escrituras en mi teléfono. Si bien es una maravilla tecnológica moderna tener miles de páginas en nuestros pequeños teléfonos para acceder en un instante, valdría la pena tener las reales con nosotros en la iglesia. Encuentra un lugar para tu teléfono durante la iglesia, donde no tendrás la tentación de mirarlo.

5. Llega temprano.

Lo sé, gimo pensando en esto también. Ya pasamos 3 horas en la iglesia, así que, ¿qué tanto dolerá un poco más? Esto no significa que debas llegar con 30 minutos de anticipación de ninguna manera. Incluso cinco minutos antes harán maravillas. Hacer esto elimina la necesidad de apresurarte buscando frenéticamente asientos  a última hora.

El momento en que elijas llegar será diferente para cada familia según sus propias necesidades y circunstancias. Al llegar temprano, preparas el escenario para invitar al espíritu escuchando la música del preludio y disfrutando de la reverencia silenciosa que la capilla puede brindar. Piensa en el salón sacramental como una gracia salvadora, un refugio de las tormentas del mundo exterior. Al llegar temprano, concédete unos momentos extras de paz espiritual.

Estoy yo misma lidiando con todo esto junto a ti, tengo una niña ruidosa, la tecnología me distrae y ¡me encanta socializar! Sin embargo, cuando venimos a la iglesia a participar de la Santa Cena, ingresamos a una sala de ordenanzas que prepara el cuerpo y la sangre de Cristo para que participemos de modo que podamos arrepentirnos y acercarnos más a Cristo. Una habitación como esa merece reverencia y respeto por todos los que entran por sus puertas.

Fuente: MM

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *