5 fabulosas actividades y 5 maneras de mantener a los niños tranquilos durante la reunión sacramental

Las voces fuertes. Los constantes movimientos. Los gritos. Y el llanto. Oh, el llanto. Cada semana.

Cada uno de nosotros ha experimentado tener a niños pequeños en la reunión sacramental -ya sea como un espectante o siendo el padre o madre. Entonces, ¿cómo enseñamos la reverencia a los niños muy pequeños (de guardería hasta la edad de rayitos de sol), sin dejar de ser realistas sobre sus necesidades de desarrollo de movimiento y estimulación? Lo siguiente lo he etiquetado como “cómo hacerlo”, pero todavía estoy aprendiendo, así que me encantaría tener sugerencias adicionales de ustedes. He recopilado ideas de mis propias experiencias y de otras, así como ideas en línea, y éstas pueden aplicarse también a otras reuniones de la Iglesia. Así que aquí van:

Llevar una bolsa.

Como madre primeriza, comencé esto más tarde de lo que debería haber sido. Mi bebé se convirtió en un niño muy curioso antes de que me diera cuenta, y durante varias semanas nos sentimos miserables tratando de mantenerlo ocupado con el himnario y el (ahora prohibido) iPad. Ahora, llevo un libro para colorear, lápices de colores, varios libros silenciosos, y a veces una colación (aunque probablemente pronto ya no le lleve esta última). Mi hermana hizo un libro tipo ABC del evangelio para su hija de 2 años,el cual le encanta mirar en cualquier momento. También hay libros para colorear del evangelio y otras actividades centradas en la iglesia (ver abajo) que ayudan a estar ocupado y a la misma vez enseñar.

Una bolsa para un bebé más pequeño podría incluir leche, juguetes para morder, juguetes suaves y silenciosos, etc. Asegúrate de cambiar las actividades cada dos semanas, y eliminar las cosas que se hacen innecesarias a medida que su hijo crece. Será más pronto de lo que piensas.

Una vez en la iglesia, esperar para sacar la bolsa.

Aunque no estoy de acuerdo en que las actividades para los niños pequeños nunca deben ser usadas en la Iglesia, estoy de acuerdo en que la reverencia debe ser enseñada desde temprano. Esperare el mayor tiempo posible antes de llevar a cabo actividades; Alienta a tu hijo a cruzar los brazos y escuchar la oración sacramental, y tomar descansos entre actividades para que él o ella puede comenzar a aprender a escuchar los discursos.

Hacer del tiempo fuera de la capilla menos agradable que el tiempo en la capilla.

Al comienzo de nuestra lucha por la reverencia con nuestro pequeño, simplemente sacábamos a nuestro hijo cada vez que él comenzaba a gritar fuerte y salíamos a sentarnos en el vestíbulo o simplemente caminábamos alrededor del edificio con él. Él (comprensiblemente) empezó a preferir el tiempo fuera de la capilla, por lo que empezaría a actuar o simplemente pedir-en voz alta-el salir. Ahora lo llevamos a una sala y nos sentamos tranquilamente para que entienda que la reverencia dentro del salón sacramental es mejor a ser sacado para hacer nada, y él es aún más feliz volviendo a entrar al salón y trata de estar quieto.

Usa tus recursos.

Si sabes que va a ser un día difícil, busca a alguien que no tenga hijos pequeños y pregúntales si podrían estar dispuestos a ayudarte. Los maestros visitantes, los orientadores familiares, etc., probablemente estarán más que felices de ayudar a cuidar a los niños.

Utiliza tácticas apropiadas para el desarrollo.

Esto será diferente para cada niño. Mi hijo de 2 años ya entiende cuando le pido que esté en silencio y puede (normalmente) hablar tranquilamente conmigo y darme una razón, de por qué le pedí estar en silencio. En cierta medida, entiende la elección y la consecuencia. Otros niños de 2 años no. Por esta misma razón, él no estaba listo para que comenzáramos a enseñar la aplicación de reglas antes de 18 meses, pero algunos niños pueden estarlo. Ora para entender las necesidades de tu hijo, e incluso si tienes que aguantar miradas fijas de otros mientras te apegas al plan que es adecuado para tu hijo, sabrás que estás haciendo lo correcto.

Y ahora, una nota para aquellos que no tienen niños pequeños:

Mucho se ha dicho sobre los niños de otras personas haciendo ruido durante la iglesia, tanto para los que no les gustan y los que los aman. Por muy duro que yo y otros padres jóvenes intentemos, no siempre seremos capaces de silenciar o controlar a nuestros hijos de una manera oportuna-lo que significa que podría ser perturbador  mientras ustedes escuchan o meditan. Y aquí es donde hago una súplica apasionada: por favor, sean pacientes. La nuestra es una iglesia familiar, y siempre debemos ser conscientes de ser acogedores y provechosos para aquellos con familias jóvenes, en lugar de hacerles sentir que venir a la iglesia no vale la pena el esfuerzo y la vergüenza.

Todo lo que podemos hacer es poner metas para nosotros mismos y para cómo manejar nuestras propias familias y ofrecer ayuda a otros que podrían estar lidiando con la reverencia de sus hijos. Verdaderamente, si nos desanimamos por como otros manejan a sus hijos, es más culpa nuestra haber escogido juzgar y ofender. El Espíritu reside en un corazón pacífico y amoroso, y creo que esto puede ser cierto incluso cuando fuerzas externas, más allá de nuestro control, no pueden ser calmadas. Por lo tanto, como siempre, un poco de comprensión ayudaría mucho. Y si un niño en particular lo está molestando, trate de sentarse cerca de esa familia la próxima semana y amablemente ofrezca ayuda.

Además de las sugerencias generales anteriores, aquí hay 5 fabulosas actividades tranquilas que podrían traer nueva vida a su bolsa de la iglesia:

1. Libro Silencioso SUD

Crea el tuyo propio siguiendo el siguiente ejemplo en las fotos:

12036

12037

2. Libro de actividades SUD:

Incluye el rastreo de letras con nombres bíblicos o de autoridad general, colores, etc.

3. Costura de tarjetas con imágenes del evangelio:

12039

4. Puzzles:

Puzzles con palos de helados. Simple e ingenioso

12040

5. Bingo SUD

Para animar el comienzo de escuchar los discursos (y excelente para las edades que todavía no pueden leer).

12042

Tomado de LDSLiving

 

 

 

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *