4 Razones por las que Amamos Alimentar a los Misioneros

por Greg Trimble

Algunas personas dan de comer a los misioneros por culpa. Algunos los alimentan porque fueron asignados. Y algunas personas los alimentan porque simplemente les encanta dar de comer a los misioneros.

Aquí hay 4 razones por las que nos encanta alimentar a los misioneros:

1. Cada misionero tiene una mamá que está desesperada por tu ayuda

Hay una madre en algún lugar desesperadamente orando para que algún miembro proporcione un refugio en la tormenta a su misionero. Todo lo que tienes que hacer es imaginar a las madres de estos jóvenes misioneros y tu corazón se hinchará de amor y compasión por ellos. Imagina a tu hijo sirviendo en una ciudad enorme, o en un campo aislado y no querrás nada más que asegurarse de que los misioneros tengan un lugar sólido para descansar los pies y llenar sus vientres.

2. Cuando alimentamos a los misioneros, estamos indirectamente aportando a la obra misional

Una de las experiencias más grandes y memorables de mi vida vino como resultado de las familias de nuestro barrio alimentándonos como misioneros. Era tiempo de Navidad, y mi compañero y yo habíamos golpeado la puerta de un grupo grande de refugiados africanos. Hablaban inglés entendible y así pudimos aprender mucho sobre sus vidas. Había alrededor de 12-15 de estos refugiados que vivían en un solo apartamento en una parte muy mala de la ciudad. Nos enteramos de que habían escapado recientemente del país de Sierra Leona para llegar a los Estados Unidos tras el conflicto de diamantes de sangre y la guerra civil de 10 años de duración. Su líder, Gibril, se interesó en nosotros y quiso aprender más sobre el evangelio restaurado de Jesucristo.

En la noche de Acción de Gracias, los miembros del barrio nos habían agendado 3 veces. Eso significó que tuvimos que asistir a tres citas de cena con los miembros. Esa noche los miembros también intentaron enviarnos a casa con comida extra. Había tanta comida y conocíamos a las personas que realmente podían beneficiarse de ella. Gibril … y sus refugiados. Estábamos cargados con un banquete de Acción de Gracias entero y por alrededor de 8:30 p.m. llegamos al apartamento de Gibril. Llamamos a la puerta con las manos llenas. Cuando les dimos la comida, comenzaron a mirarla con asombro. La olieron y la miraron fijamente. Era evidente que nunca habían visto o probado este tipo de comida. Nunca olvidaré la mirada en sus rostros mientras comían esa comida. Nos fuimos al coche y nunca me había sentido tan feliz en mi vida. Mi compañero y yo nos sentamos allí en silencio mientras contemplábamos lo que acabábamos de hacer por estas personas. Pero realmente … acabamos de entregar la comida. Fueron los miembros quienes nos lo dieron que hicieron todo posible.

3. Ellos Elevan Nuestros Espíritus

Puedes notar la diferencia cuando los misioneros entran en tu hogar. Ya sean nuevos o a poco tiempo de volver a casa, parecen traer un poder con ellos que es notable. Por lo general siempre traen un mensaje con ellos también. Para algunas familias, puede ser uno de los únicos mensajes del evangelio que se comparten durante una semana o un mes determinado. A veces podemos estar ocupados o perezosos en las noches de hogar y en el estudio del Evangelio … y estos misioneros parecen venir y encender esa llama del estudio del Evangelio.

4. Son grandes ejemplos a seguir para los niños

Mira a todas las personas en el mundo que están luchando por la atención de tus hijos. En la radio, en la escuela, en las películas, y casi en cualquier otro lugar que vayas, hay alguien gritando para que tus hijos vayan y los idolatran.

Pero gracias a nuestro Padre Celestial tenemos a los misioneros. Algunas de las últimas personas que quedan en esta tierra que están dispuestas a sacrificar las cosas terrenales por cosas espirituales. Si nuestros niños se acostumbran a ver a estos jóvenes élderes, y hermanas haciendo la obra del Señor y siendo buenos ejemplos … entonces tal vez se convertirán en modelos a seguir para que nuestros hijos.

Estas son sólo algunas de las razones por las que amamos alimentar a los misioneros. Estoy seguro que hay muchas más. Alimentamos a los misioneros físicamente … y ellos alimentan al mundo espiritualmente. Suena como un buen trueque para mí.

 

 

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Hernán Toledo M.
Hernán Toledo M., es miembro, Ingeniero, apasionado por las letras y las artes. Ama enseñar el Evangelio continuamente. Ha servido como Secretario de Estaca/Barrio, Maestro de Instituto de Religión, de Seminario, y Miembro del Sumo Consejo. Actualmente sirve como Director Sala de Prensa para La Iglesia en Chile, Área Sudamérica Sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *