14 Fiascos que han sucedido en Bodas SUD (para reír o llorar)

Parece que en cada boda SUD, algo va mal. Se pierde la recomendación para el templo, faltan vestidos para las damas de honor, los pasteles se caen-lo hemos visto todo. Aquí hay un listado de algunos fiascos de bodas relatados por sus propios protagonistas:

1. Me dejaron en el templo. Mi nuevo esposo me dejó en el templo … para ir al almuerzo de celebración. En su defensa, no sabía que debía esperar que yo terminara de vestirme para ir juntos. Aparentemente esto era algo que deberíamos haber discutido de antemano. Tuve que llegar a nuestro almuerzo sola con mis padres. Fue muy extraño. -DaNae Slade

2. ¡Nuestro sellamiento fue perfecto! Fue en la noche siguiente, en nuestra ceremonia de anillos, donde hubo un problema. Al otro lado de la puerta del salón cultural de nuestra estaca había un cadáver. Sí, han leído bien. Había un ataúd en el otro lado de una de las puertas. -Lisa Dougherty Wilde

3. Conocí a mis suegros tres días antes de la boda. Hubieron algunos tornados, por lo que toda nuestra zona quedó sin electricidad. Tuvimos que llamar a familiares para encontrar lugares para prepararnos para la boda, casi olvidamos los anillos de boda, nos fuimos a Logan, Utah, para la boda, luego volvimos a Blackfoot, Idaho, para una recepción que ni siquiera estábamos seguros sí podríamos tenerla, porque no sabíamos si había electricidad, luego volvimos a Salt Lake City para coger un vuelo a Florida. Tuvimos que viajar en una tormenta de nieve, y perdimos nuestro primer vuelo. Luego llegamos a Florida y me enfermé. Terminamos en la sala de emergencia después de un día en un parque de diversiones. -Tara Thomas Gates

4. Llegamos al templo de Salt Lake en nuestro día de la boda para registrarnos para nuestro sellamiento. Entregué mi recomendación al hermano en la recepción, y luego nos fuimos a hablar con la registradora. Tuvimos que volver al vestíbulo por una bolsa, y luego de un momento a otro, mi recomendación  de alguna manera se había perdido. El hermano en la recepción nunca me la devolvió y simplemente desapareció. Todavía no tengo idea de lo que le pasó! El hermano en el mesón de recepción dijo que no podíamos volver a entrar porque no tenía mi recomendación. Después de un rato, estaba llorando el día de mi boda porque pensé que no podíamos casarnos. Después de una hora de espera, averiguando las cosas, y llamando a nuestro presidente de estaca para conseguir un visto bueno, finalmente entramos al hermoso salón de sellamiento. Nuestro sellamiento debía comenzar a la 1:00 pm pero no empezamos hasta las 2:15 y luego no salimos como marido y mujer hasta las 3:45. Nos aseguramos que todo el mundo esperara mucho tiempo por nosotros. -Ashley Julian McFarlane

5. En la mañana de nuestra boda, mi coche no encendía! Mi esposo, novio en ese momento, fue capaz de usar el camión de su papá para darle corriente.  Manejamos alrededor de una manzana o dos y el auto murió otra vez! ¡Estaba intentando no asustarme! Así que llamamos a su papá, y pudimos usar su camioneta para llegar al templo a tiempo. Esa tarde un amigo de la familia y un mecánico de automóviles reemplazaron la batería de forma gratuita. Fue el regalo de bodas de su familia para nosotros. -Jen Biggs

6. La noche previa a la boda de mi hermano, de repente me enfermé y vomité toda la noche. Me las arreglé para poder estar en el salón de sellamiento, pero tuve que levantarme y salir justo antes de la parte más importante porque me iba a desmayar. Di dos pasos fuera de la habitación y me caí de cara. Los pobres obreros del templo me ayudaron y me llevaron hasta un salón de sellamientos vacío, y me desperté con mi hermano y su nueva esposa encima de mí preguntándome si estaba bien. ¡Me sentí tan mal! Los obreros del templo me trajeron un poco de jugo y galletas, y mi marido me sacó en una silla de ruedas. ¡Fue lo más vergonzoso! -Amber Burton Luce

7. La primera vez que oí mi marido decir una mala palabra fue en nuestra recepción de bodas … después de que nuestros hermanos y cuñados decidieran llenar su coche completamente hasta techo con bolsas de cacahuates. Básicamente abrieron el techo del auto y metieron por ahí bolsas y bolsas. No era la salida que quieres hacer desde tu recepción … tratando de limpiar los cacahuetes para poder conducir. Digamos que hubo un desastre en el aparcamiento de la iglesia cuando nos fuimos. Creo que todos, menos nosotros, se estaban muriendo de risa. -Kelsey Drury Kim

8. Cuando nos estábamos tomando fotos, mi abuela de 80 años se perdió durante 30 minutos y todos tuvimos que buscarla. -Emilie Larsen

9. Todo fue perfecto excepto por el hecho de que hacía demasiado calor. En realidad casi me desmayo y tuve que tumbarme en el pasto fuera del templo cuando estábamos tomando fotos. Mi marido tuvo que ayudar a mantenerme de pié o sino me desmayaría. ¡Qué aventura en el día de la boda! -Kelsie Bennett

10. No nos dimos cuenta, nuestro “resort” era un rancho en el medio de la nada, muchas horas por una carretera de tierra! Habíamos reservado una pequeña cabaña que no incluía persianas, vacas mirando por la ventana, y una cama de 1 plaza sin aire acondicionado en pleno verano en Arizona … Tuvimos una segunda oportunidad en un crucero para nuestro primer aniversario! -Kerstie Jo Cowley

11. Tuvimos un record de lluvia la noche antes de nuestra recepción al aire libre! Mi papá tuvo que alquilar una bomba para sacar toda el agua de nuestro patio trasero inundado! -Meghan McGuire Mitchell

12. Me estaba quedando en un hotel la noche anterior cuando me di cuenta de que me olvidé de empacar la ropa formal para ir al templo la mañana del sellamiento. Así que apresuradamente compré una falda larga negra en un supermercado sin darme cuenta hasta 30 minutos antes, que SE TRASLUCÍA TODO! Terminé teniendo que usar mis pantalones por debajo. Tampoco tenía una camiseta linda, así que terminé llevando una sudadera con pantalones y una falda larga a mi sellamiento! Sin mencionar que sólo tenía mis zapatos de boda, que eran púrpura! ¡Qué Horror! -Jessie Shoemaker

13. Mi pastel de bodas estuvo de pie literalmente con cinta adhesiva y pegamento. He aquí por qué: Nuestro pastel fue hecho por la prima de mi marido. Ella tenía que hacer nuestro pastel casi un mes antes de mi boda porque ella no estaría en la ciudad. Lo pusimos en el congelador con todos los pilares de plástico y soportes de pastel. Nos casamos en St. George, y nuestra recepción fue en Las Vegas. Fue a mediados de agosto y hacía mucho calor. Debido a que la torta salió del frío subzero al calor extremo, a las partes plásticas del pastel no les gustó eso. Así que, cuando lo pusieron sobre la mesa, algunas de las piezas de plástico comenzaron a romperse. Así que cinta adhesiva y el super pegamento hicieron el truco! -Lisa Taylor Sowards

14. Mi ex-novio apareció y quería verme para tratar de convencerme de no casarme. Mi papá lo espantó para que se fuera. -Rebecca Ward Doty

¿Y a ustedes les pasó algo fuera de lo común el día de su boda?

Fuente: LDSLiving

 

 

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *