10 formas de Hermanar a Familias Mormonas No Tradicionales

En la Conferencia de Abril 2016, Neil L. Anderson comenzó su discurso diciendo: “Los niños hoy en día viven en muchas situaciones familiares diferentes y complejas.”.

Crecí principalmente en el norte de Utah en una familia con seis hijos, liderada por una madre soltera. Durante mis años de escuela primaria, yo era la única alumna de tercer grado en mi escuela con padres divorciados. Sentí esta diferencia agudamente. Yo deseaba ser más incluida con todas mis fuerzas. Cantaba “Las Familias Son Eternas” en la iglesia y sentía que estaba mintiendo, porque mi familia no estaría junta para siempre. Mi corazón se sentía triste cuando nuestra Primaria cantaba “Gozo siento cuando ̮a papá veo regresa“. Me sentía sola y diferente.

Y, sin embargo, como una mamá casada con hijos ahora me siento un poco incómoda para invitar a amigos solteros y sus hijos a cenas o juntas que hacemos. Es muy fácil invitar a otras parejas jóvenes y dividir los equipos de juego en maridos contra esposas. Necesitaba ese discurso para recordarme cómo me sentía cuando era niña y cómo hacer que los demás en esa situación se sientan incluidos y sean “normales”.

“…ruego hoy por los cientos de miles de niños, jóvenes y jóvenes adultos que no provienen de estas, a falta de un mejor término, “familias perfectas”. Hablo no solo de los jóvenes que han pasado por la muerte, el divorcio o la decreciente fe de los padres, sino también de las decenas de miles de jóvenes y jovencitas de todo el mundo que aceptan el Evangelio sin una madre o padre que se convierta a la Iglesia con ellos”.

Compartiré 10 cosas que podemos hacer para apoyar a personas y familias que no pertenecen a una familia SUD tradicional. Algunos puntos se mencionan en el discurso del élder Andersen, algunos son mis propias ideas, y algunos me fueron transmitidos por amigos en unidades familiares no tradicionales.

1. ORIENTACIÓN FAMILIAR / MAESTRAS VISITANTES
Haga fielmente su visita de Maestra Visitante y apoye a su esposo en la Orientación Familiar. Desde el momento en que tenía 10-16 años, tuvimos los mejores maestros orientadores. Iban, fielmente, todos los meses. Eran literalmente los únicos hombres SUD con los que había tenido contacto real. Me mostraron ejemplos vivientes de cómo se comportaba un hombre digno SUD. Me dieron la primera idea de las cualidades que debería buscar en un marido. Me mostraron que el Sacerdocio se usa para bien. Cuando mi hermano fue mordido por una serpiente que atrapó en un campo de golf cercano, mientras que mi madre no estaba en casa, corrimos a la casa de nuestro Maestro Orientador. Sabíamos que podíamos contar con él porque nunca se perdió una visita mensual a nuestra casa. Me sentía cómoda preguntando a estos hombres por las bendiciones del Sacerdocio cuando era necesario porque no eran extraños.

Si está casado, apoye a su esposo de todas las maneras que pueda, para que cumpla con su Orientación Familiar. Él puede ser el único ejemplo de Sacerdocio que un niño ve en su hogar. Aliéntelo, recuérdele (gentilmente … no lo regañe) y elógielo por su fiel servicio de Orientación Familiar.

NO solo vaya a la Orientación Familiar o de Maestro Visitante para tratar de convertir a un no miembro. La amistad y el apoyo deberían ser su objetivo número uno. MUCHAS familias con sólo algunos siendo miembros me dijeron que su cónyuge que no era miembro estaba muy incómodo con las propuestas de conversión que venían con cada visita. Es solo mi opinión personal, pero la conversión no es el trabajo de una Maestra Visitante o Orientador Familiar. Si sucede naturalmente debido a su amistad … ¡eso es genial! Pero no lo convierta en el foco de sus visitas.

2. SIEMPRE INVITE
Invite a familias no tradicionales a su casa para cenar, noches de hogar o noches de juegos. Incluso los números pares para formar un equipo no importan. Cuando una de mis amigas se divorció ese tipo de invitaciones desaparecieron repentinamente. Invite, invite e invite de nuevo.

3. CONOZCA SUS NOMBRES
Sepa los nombres y sea amable y cordial con aquellos que no cuentan con el apoyo de la familia para asistir a la iglesia. El élder Andersen dijo en su discurso: “Saber el nombre de alguien puede marcar una diferencia”. Puede encontrar conversos que son los únicos miembros de su familia que se unieron a la iglesia. Su barrio familiar debería ser eso… una familia. Sepa su nombre. Extienda invitaciones. Responda sus preguntas sobre el evangelio. Una sonrisa y una conversación amistosa significan el mundo para aquellos que asisten solos a una reunión.

4. APOYO EN LA REUNIÓN SACRAMENTAL

Siéntese junto a las familias sin dos padres en la reunión sacramental para ayudar con sus niños pequeños. Si un niño necesita usar el baño, el padre soltero no está obligado a dejar a sus otros hijos solos en la reunión.

Invite a las personas a sentarse con su familia durante la reunión sacramental. No les importará si tus hijos están locos, se sentirán amados y serán parte de algo. Sentarse solo cada semana en la reunión sacramental es aislar y magnifica el hecho de que nose es parte de una unidad familiar SUD tradicional.

5. EL CUIDADO DE LOS NIÑOS ES CLAVE
Si está a cargo de planificar una actividad que incluiría a un padre soltero, SIEMPRE proporcione cuidado de niños. Si no lo haces, no podrán o no van a venir.

Si usted es líder de las Mujeres Jóvenes, haga una lista de las Mujeres Jóvenes en su Barrio que puedan cuidar niños de forma gratuita para que sus Padres Solteros puedan asistir al Templo, ir a citas o simplemente tomarse un merecido descanso. Estas horas se pueden seguir y aplicar al progreso personal. Si tiene hijas adolescentes, anímeles a hacer lo mismo.

6. SER UN SUSTITUTO
Si tiene familiares extendidos que son parte de una familia no tradicional, ayúdales cuando sea apropiado. Mi tío Bob me llevó a muchos bailes y programas de padre e hija en la iglesia. Mi tío Mark me bautizó. Estos tíos fueron una parte importante de mí al sentirme parte de la cultura SUD. Los Líderes de la Iglesia / Maestros Orientadores pueden ofrecerse como voluntarios para llevar a hombres jóvenes sin padres al Campamento de Padre/Hijo y otras actividades de Padre/Hijo.

Tenga en cuenta si un padre o madre soltero vive lejos de la familia extensa y no tiene tíos, tías, abuelos, etc., para poder asumir esos roles. Mi buena amiga está divorciada y su hijo pierde una competencia de autos todos los años porque ella no tiene idea de cómo ayudarlo con su automóvil. Este año, un hermano del barrio se acercó a su hijo y se ofreció a ayudarlo con su automóvil. Ella dijo que fue una experiencia maravillosa e hizo que su hijo se sintiera menos “diferente” de los otros jóvenes.

7. ACERQUESE
Si usted es parte de una familia monoparental, comuníquese con otras familias monoparentales, especialmente las recién divorciadas. Mi amigo se divorció hace poco y su hijo de 10 años lloraba cada semana cuando asistía a la iglesia porque le parecía que era la única familia con padres divorciados. Otras familias con padres solteros o que se han divorciado y se han vuelto a casar se han acercado a ellos y planearon actividades en conjunto. Su hijo ahora comprende que su nueva situación familiar no es tan inusual. Lo ha ayudado tremendamente con esta transición.

8. MIDA SUS PALABRAS
Tenga en cuenta el idioma que usa en sus llamamientos, especialmente en la Primaria. Hace poco me senté en un Tiempo de Compartir de una Primaria donde un líder dijo: “El sacerdocio es el poder que tienen todos sus Padres“. Ella lo dijo inocentemente y estoy seguro de que no tenía idea de que podría lastimar a algunos niños. No estoy sugiriendo que nunca canten Las Familias Son Eternas, pero intenten y sean más conscientes de que habrán niños en su primaria y en MMJJ/HHJJ que se sienten marginados y excluidos cuando se usa un lenguaje como ese. Lo mismo ocurre con la lección sobre las unidades familiares tradicionales que se enseñan en las reuniones de la Sociedad de Socorro y el Sacerdocio. Con oración, busque la guía del Señor sobre cómo hacer que esas lecciones sean aplicables y significativas para TODOS los miembros de su clase, especialmente aquellos que actualmente no se encuentran en una situación familiar tradicional.

9. TRANSPORTE
Una madre soltera que tiene un hijo en Scouts me comentó sobre la diferencia monumental que ha sido el que un líder sea voluntario para transportar a su hijo a Scouts cada semana. Lo que parece un pequeño gesto para él hace que su vida sea mucho más fácil. No tiene que cargar a sus otros hijos en el automóvil y llevarlos de ida y vuelta. El transporte para los niños en los días de actividades, MMJJ/HHJJ y otras actividades para jóvenes puede marcar una gran diferencia en la vida de un padre soltero.

NOTA: A veces hay reglas específicas sobre quién puede/no puede transportar a menores a las funciones de la iglesia, especialmente dentro del programa Scouts. Por favor consulte con su Obispo primero.

10. SEA UN MENTOR
Si conoce familias monoparentales u otras familias no tradicionales, mentorícelas a ellas y a sus hijos de cualquier manera que pueda. Si usted es mujer y una familia no tiene madre, interceda y ofrezca ayudar a las hijas durante la Primaria, Mi Deber a Dios, las Mujeres jóvenes y la Sociedad de socorro. Incluso tiene la oportunidad de ayudar en las transiciones fuera de la iglesia, como usar maquillaje, comprar sujetadores, etc. Un padre soltero puede tener dificultades para saber cómo ayudar a su hija a asistir a estas actividades por primera vez o empacar para el campamento de las mujeres jóvenes. Del mismo modo, si una familia le falta un padre, los hombres pueden llevar a sus hijos. Ayúdalos a prepararse para mantener el sacerdocio, empacar para Campamento Scout, construir carros, etc.

En sus llamamientos, siempre busque maneras de acercarse a las personas de familias no tradicionales en cualquier forma que pueda. Hágalos sentir “normales” y complete cualquier brecha que pueda a medida que se da cuenta de su situación familiar personal. Si proviene o se crió en una familia mormona no tradicional, hágales saber. Comparta sus experiencias y luchas. Comparta cómo lidió con algunos de los desafíos especiales que podrían enfrentar. Hágales saber que las bendiciones del Evangelio están disponibles para TODOS los miembros, no sólo para aquellos de una familia “perfecta”.

El élder Andersen termina con este desafío … “[Nosotros tenemos] la necesidad de tender la mano a los jóvenes que se sienten solos, excluidos o que están al otro lado de la cerca. Pensemos en ellos, démosles la bienvenida, abracémoslos y hagamos todo lo que esté a nuestro alcance para fortalecer su amor por el Salvador. Jesús dijo: “Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe” (Mateo 18:5).

 

 

 

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *