10 Bendiciones inesperadas al ser Padre o Madre de un Misionero

Fue uno de los días más duros y desgarradores de mi vida.

Así fue la mañana que dejamos a nuestro hijo mayor en el Aeropuerto para poder volar al Centro de Capacitación Misional de la Ciudad de México para preparar su misión a Ecuador.

Había otras familias y misioneros en el aeropuerto, tomando fotos, dando abrazos y derramando lágrimas. Fue a la vez conmovedor y torpe la forma en que mi esposa y mis otros cinco hijos y yo dimos nuestro adiós final a nuestro misionero.

Mientras miramos a nuestro hijo desaparecer a través de la línea de seguridad, nos quedamos allí, con la esperanza de que llegaría a la puerta de la derecha. Es un chico inteligente, pero no podíamos dejar de preguntarnos si sabría ubicarse en el aeropuerto. Nunca había salido del país en toda su vida.

Nos fuimos del aeropuerto en silencio dentro del coche , aparte del sonido de los sollozos ocasionales y amortiguados. Nuestro coche nunca había estado tan tranquilo.

Ciertamente, fue un evento agridulce. Habíamos esperado ansiosamente este día desde que él nació. Habíamos hablado de ello, nos habíamos preparado para ello, orado por ello. Pero una vez que se fue, no pude evitar preguntarme: “¿Qué hemos hecho?”

Mientras conducía hacia casa, la ansiedad de separación me golpeó y las lágrimas me llenaron los ojos. Apenas podía ver el camino. Ya echaba de menos a mi hijo.

Entonces un pensamiento cruzó mi mente: Si todos nuestros otros muchachos salen a sus misiones a los 18 años, como lo hizo el mayor, había una posibilidad de que el camino al aeropuerto esa mañana pudo ser la última vez que todos estaríamos juntos por casi una década .

Las primeras horas después de regresar a casa del aeropuerto fueron como una sentencia de prisión. Sólo dos años, 24 meses, 104 semanas, 730 días, 17.520 horas por recorrer.

Cuando recibimos un breve correo electrónico de nuestro hijo llegó al CCM, nos quedamos encantados y aliviados. Entonces supimos que podríamos dormir esa noche.

Por supuesto que lo que estábamos experimentando ese día no era nada nuevo. Esto no era una experiencia única. Las familias SUD han estado pasando por esto cada semana durante décadas. De repente tuve un nuevo respeto por los padres que han enviado a sus hijos en misiones, incluyendo a mis padres. Nunca me di cuenta de lo difícil que sería. Por primera vez, vi el servicio misional desde el punto de vista de un padre y no desde el punto de vista de un misionero.

Nuestro hijo ha estado en su misión en Ecuador por un poco más de un año. Como cualquier otro misionero, ha tenido altibajos en el camino, ya que ha tenido que adaptarse a una nueva cultura, un nuevo lenguaje y nuevos alimentos (ha tenido varias visitas al hospital debido a enfermedades). Pero ha madurado y ha crecido espiritualmente. Le encanta su misión y la gente de Ecuador.

A principios de septiembre, volveremos a experimentar esto de nuevo cuando nuestro segundo hijo vuele al CCM de Buenos Aires, Argentina antes de servir en Paraguay. He oído que no se hace más fácil.

Siempre he sabido que las familias reciben muchas bendiciones cuando envían a un misionero al campo, pero ahora como padre primerizo de un misionero, ahora sé que eso es verdad, y entiendo lo que eso significa. Aquí hay 10 bendiciones inesperadas que hemos recibido:

1. Espero y me encantan… los lunes.

Cuando cumplí una misión en Chile hace años, la única forma de comunicación que tenía era a través de cartas, que tardarían semanas en llegar a los Estados Unidos.

Ahora, gracias al correo electrónico, y al milagro de la tecnología, podemos recibir mensajes de los misioneros en tiempo real, sin un retraso de un mes. Es como recibir un regalo inestimable cada lunes, parecido a la mañana de Navidad. Los lunes por la tarde, miro a mi pantalla de computador en previsión de recibir el último correo electrónico de mi hijo. Y cuando recibo su último mensaje, saboreo cada palabra, la analizo y la leo una y otra vez. Leer una de sus experiencias, leer su testimonio y ver fotografías es una verdadera bendición.

Esto es lo que el presidente Thomas S. Monson ha dicho sobre las cartas misioneras. Esto fue en 1987, antes de la llegada del correo electrónico, pero todavía se aplica:

“En muchos aspectos, una misión es un llamamiento familiar. Las cartas que un misionero envía a su Madre y Padre están llenas de poder – poder espiritual. Estas están llenas de fe, fe para perseverar. Siempre he sostenido que tales cartas parecen pasar a través de una oficina de correos celestial antes de ser entregadas a casa y familia. La madre atesora cada palabra. El Padre se llena de orgullo. Las cartas se leen una y otra vez – y nunca se descartan. Confío en que los padres recordarán que sus cartas a un hijo o hija misionero llevan el hogar y el cielo más cerca de él o de ella y proporcionan una renovación del compromiso a la vocación sagrada del misionero. Dios les inspirará mientras toman la pluma en la mano para expresar los sentimientos de sus almas y el amor de su corazones a quienes aman”.

2. La influencia que un misionero tiene sobre sus hermanos y sus padres.

He notado a mis hijos más jóvenes sorprendidos por la transformación de mi hijo mayor, de niño a hombre durante su misión. Todas las cosas que nosotros, como padres, hemos estado diciendo a nuestros hijos durante años, están siendo repetidas por nuestro hijo misionero en sus cartas personales a ellos, animándolos a leer El Libro de Mormón, a hacer sus oraciones y a ser obedientes. Nuestros hijos saben mucho mejor ahora, a partir de la experiencia de su hermano mayor, lo que significa ser misionero. Ellos están aprendiendo que es lo más difícil que harán en ese momento de sus vidas – y vale la pena. Serán mejores misioneros por el ejemplo de su hermano.

3. La bondad, la generosidad y la preocupación demostrada a mi hijo y a nuestra familia.

Después de la despedida de nuestro hijo, la familia, los amigos y los miembros del barrio fueron muy generosos al contribuir financieramente a su misión. Eso fue gratificante.

Al día siguiente de que nuestro hijo se fuera para su misión y todavía estábamos sintiendo el choque y el aguijón de esa separación, un par de familias en nuestro barrio que tenían misioneros que servían nos contactaron de manera sencilla para hacernos saber que estaban pensando en nosotros y orando por nosotros durante ese tiempo difícil. Sus actos de empatía aliviaron parte del dolor que sentíamos y nos dejaron saber que no estábamos solos. Y cada vez que alguien me pregunta en el trabajo o en el supermercado o en la iglesia acerca de nuestro hijo, agradezco su preocupación y estoy feliz de compartir una actualización. También aprecio cuando amigos o familiares toman algún tiempo para escribirle un correo electrónico.

4. Forjar relaciones estrechas con otros que tienen misioneros al servicio.

Es como ser miembros de un club cuando tienes un hijo o hija que sirve una misión. Ves a otros padres de misioneros y es grandioso solidarizar y hablar sobre las experiencias de sus misioneros. Sabes que son personas que pueden sentir empatía contigo. Otra familia de nuestro barrio tiene un hijo en la misma misión que nuestro hijo, y otra familia en nuestra estaca tiene un hijo que también está en la misma misión y se fue con nuestro hijo al CCM. Es divertido verlos, comparar notas y apoyarse el uno al otro. En el proceso, estamos forjando lazos fuertes.

5. Los recuerdos de mi propia experiencia de misión cobran vida de nuevo.

Me he dado cuenta de que desde que mi hijo se fue a su misión, he recordado más que nunca mi propio servicio misional y la bendición que era para mí servir en una misión. Algunas de sus experiencias me han recordado las mías. En el proceso, me he dado cuenta, una y otra vez, que él está mucho mejor preparado para ser misionero que yo, a pesar de que tenía 18 años cuando se fue y yo tenía 19 años cuando me fui.

6. Información del presidente de la misión y su esposa.

Sé que no todas las misiones son iguales y tampoco son todos los presidentes de las misiones. Pero nos sentimos bendecidos que el presidente de misión de mi hijo y su esposa envian videos ocasionales e imágenes de sus misioneros para las familias en casa y así disfrutar. A veces, en una tarde de sábado al azar, veremos fotos de nuestro hijo en Facebook en una reunión de entrenamiento o una conferencia de misión. Es algo sencillo, pero significa mucho para nosotros como padres. Vale más que el oro. Además, es reconfortante saber que nuestros misioneros tienen una “mamá y papá” cuidando de ellos durante su servicio.

7. La Navidad y el Día de la Madre cobran un nuevo significado.

Mientras que la Navidad y el Día de la Madre han sido siempre fiestas especiales, el hecho de que  podemos hablar por Skype con nuestro misionero en estos días los hace aún más alegres. Para mí, es lo más destacable de esos días y todo está centrado en torno a esa llamada de Skype. Para poder ver a nuestro hijo, hablar con él, hacerle preguntas, y escuchar su nuevo acento en su voz, es asombroso. Otro milagro de la tecnología.

8. La placa misionera de nuestro hijo colgada en la iglesia.

No es como si buscáramos esto cada vez que estamos en el edificio de la iglesia, pero cuando paso por la vitrina al lado de la oficina del obispo y veo la placa misionera de nuestro hijo -con su foto y escritura favorita- siempre es una delicia. Es tranquilizador ver su cara allí con todos los otros misioneros de nuestro barrio.

9. Oraciones familiares.

El orar por nuestro hijo y su hermano durante las oraciones familiares cada mañana y noche nos ha acercado más. Es una experiencia dulce escuchar a uno de nuestros hijos más pequeño orar sinceramente por su hermano que cumple una misión, pidiendo al Padre Celestial que lo proteja y lo ayude a encontrar personas que estén preparadas para recibir el mensaje del evangelio.

10. Aunque está lejos, siento una relación más cercana con mi hijo.

Dicen que la ausencia hace crecer el corazón. He descubierto que esto es cierto con mi hijo misionero. También he servido en Sudamérica, entiendo un poco lo que mi hijo está pasando, y he disfrutado compartir mis experiencias y consejos. Me ha preguntado acerca de cómo lidiar con compañeros difíciles, aprender el idioma y cómo ayudar a los investigadores. Antes de su misión, mi hijo no era de pedir mi consejo muy a menudo. Pero ahora lo hace regularmente. En una de sus últimas cartas, me dijo que esperaba hablarme en profundidad sobre el evangelio y sus experiencias de su misión. No puedo esperar para eso.

Sólo falta un año.

Fuente: Utah Valley 360

Comenta con tu Facebook

Comentarios

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Tumblr
The following two tabs change content below.
Camila Meza Lillo

Camila Meza Lillo

Artículo por Camila Meza. En el ejercicio de su profesión de Arquitecto ha aportado a varios proyectos de La Iglesia. Le gusta viajar y aprender de las distintas culturas. Gracias a una de sus pasiones: la música, tuvo la oportunidad de conocer a su esposo, en los coros de Navidad de Instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *